Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

jueves, 17 de enero de 2019

Muralla Medieval de Tibi (Alicante) CA-401



Localización:

 Los restos de la antigua muralla medieval de Tibi se encuentran localizados en la población homónima, perteneciente a la comarca alicantina de L´Alcoiá.


Localización en Google Maps

 Para llegar hasta ellos, sólo hay que dirigirse al centro urbano de la población, para lo cual tomaremos la salida de Tibi en la autovía Alicante-Alcoy. Al llegar a la entrada a la población encontramos una rotonda donde se ubica el único resto de la muralla: La Puerta de Tibi.


Localización en el mapa topográfico

Historia:

 No es posible dar una fecha exacta de la fundación de Tibi, que en latín significa “para ti”, pero ya existía en épocas anteriores a la dominación romana del territorio, porque siendo Hispania provincia del Imperio Romano, el gobernador encargado de su administración creyó conveniente mantener los pueblos de la huerta de Lucentum (Alicante) con el riego procedente de la actual Foia de Castalla, y entre ellas la población de Tibi.

 Los orígenes del castillo y de la población se remontan a la época de dominación musulmana, en la época califal-taifal, es decir, en el siglo X de nuestra era, tras la conquista almorávide de este territorio.

 Estuvo la medina de Tibi gobernada por varios reyes, y en esta época fue construido su castillo, así como la mezquita aljama. Los restos del castillo existen en la actualidad, no así los de la torre alminar que serviría como torre defensiva y de llamada a la oración, dependiente del castillo y más tarde convertida en campanario de la actual iglesia cristiana.

 La medina de Tibi perteneció hasta el año 1.240 al rey almohade Zayt-Abu-Zayt, y fue conquistado por el rey Jaime I de Aragón sobre el año 1.242.

 En el año 1.244, según el Tratado de Almizra celebrado entre Alfonso X y el propio rey Jaime I en las dependencias del Castillo de Almizra ( ver post en nuestro Blog), se trazó una línea que serviría de frontera entre las coronas de Castilla y Aragón, que partía de Biar y pasaba por Tibi y Busot hasta el mar.

 Jaime I entregó la villa de Tibi a Don Pedro Sancho de Lienda (caballero navarro) y a su esposa Doña Ixoris de Soler, que tomaron posesión de un pueblo de unas 150 casas de cristianos viejos, familias que mantuvieron la fe cristiana durante los 700 años que duró la dominación islámica. El alcaide del castillo fue el caballero Don Alfonso de Soler, hermano de la esposa de Don Pedro Sancho.

 En el año 1.337 se otorgó licencia a Don Alfonso Martínez de Morera para celebrar los oficios y primera misa en la antigua aljama de Tibi, previa a su reconversión en iglesia cristiana, que se convirtió a partir de entonces en rectoría de moriscos. El 1.339 se recogieron donativos para levantar en ella el templo cristiano, recogiéndose en cantidad suficiente para construir, además, una ermita en honor de Santa María Magdalena, a quien posteriormente se consagró la iglesia actual, asi como la construcción de una primitiva muralla perimetral en toda la población.

 El señorío de la villa de Tibi y su castillo tuvo sucesivos señores hasta que, a mediados del siglo XV, pasó a manos del Marqués de Villena, Don Juan Pacheco, señor feudal de todo el territorio desde Jumilla a Villena y desde Belmonte (Cuenca) hasta Tibi. Fue el que acabó la construcción del recinto amurallado de Tibi. Posteriormente, a principios del siglo XVIII, el señorío pasó a manos del Marqués de Dos Aguas, hasta su extinción en el año 1.717.

 En el año 1.705, tras la Guerra de Sucesión, y por haberse mantenido fiel Tibi al rey Felipe V, éste le concedió el título de “Muy Leal, Noble y Fiel Villa de Tibi”.



Escudo de la población de Tibi

Estado actual:

 Poco se conoce de la distribución original de la muralla en torno a la población ni tampoco de las defensas que contenía, desconociéndose si tenía torres de defensa y en qué número aunque es de suponer que existirían en los ángulos de su perimetrado. 

 A tenor de los restos existentes se puede suponer que la muralla no alcanzaría más allá de los 4 metros de altura en los lienzos de la misma.

 El testimonio que nos ha quedado en la actualidad se ciñe a la puerta de acceso oeste al recinto, conocida como Puerta de Tibi, construida en sillería labrada de piedra arenisca local situada a la entrada de la población.

Galería fotográfica:







lunes, 20 de agosto de 2018

Poblado Amurallado del Tossal de la Cala (Benidorm) CA-400




Localización:

El Poblado Amurallado del Tossal de la Cala, del que apenas quedan restos en la actualidad, debido principalmente a la especulación urbanística de la zona, se encuentra situado en un promontorio llamado Tossal de la Cala, del que toma su nombre, que separa la Playa de Poniente de Benidorm y la Cala de Finestrat. Alberga los restos de un antiguo poblado fundado por los iberos en el siglo IV a.C, por haber sido descubiertos restos de cerámica ática de este periodo, y que será ocupado y reformado por los romanos tras la conquista de Hispania.


Localización en el mapa topográfico

 Para llegar hasta él hay que entrar en la zona urbanizada del Tossal de la Cala y encontraremos las indicaciones oportunas para llegar a los restos visibles del yacimiento, en la parte sureste de la ciudad de Benidorm.


Localización en Google Maps

Historia:

 Dentro de los distintos yacimientos que se pueden encontrar en el término municipal de Benidorm, el Tossal de la Cala se corresponde con el más antiguo asentamiento humano que se conoce en la zona,correspondiente a un poblado íbero del siglo IV a.C., que posteriormente fue ocupado por los romanos durante la conquista del territorio de la provincia de Alicante, y convertido en una ciudad amurallada, desde donde utilizarían su embarcadero para las transacciones comerciales de la época, hasta bien entrado el siglo I d.C., cuando fue abandonado.

 El origen del Castillo de Benidorm es posterior a la fecha de concesión de la Carta Puebla de Benidorm el 8 de mayo de 1.325, en la que se documenta que no existía edificación alguna en la Punta de Alfalig (actual Canfali), y que el almirante Bernardo de Sarriá mandó construir en dicho punto un castillo y a su alrededor una villa, que formaría parte del señorío de dicha familia y dependiente de la baronía de Polop de la Marina.

 Se trataría, pues, de una fortificación y villa de fundación señorial de la segunda mitad del siglo XIV, creada por razones estratégico-políticas para la defensa de los continuos ataques costeros de los piratas sarracenos, y también para el aprovechamiento comercial y pesquero de la zona.

 Durante el siglo XVI se realizaron diversas reparaciones y ampliaciones de esta fortificación, pero a partir de ese momento este recinto fortificado se va deteriorando progresivamente, al no pertenecer a la Corona ni sus propietarios estar en condiciones económicas para hacerse cargo de las obras, por lo que el castillo fue paulatinamente abandonado y arruinado.

 En la Guerra de la Independencia, el castillo fue arrasado totalmente por un bombardeo realizado por la flota inglesa al retirarse las tropas napoleónicas, quedando tan solo unos pocos restos de la muralla original del mismo.



Escudo de la ciudad de Benidorm

Estado actual:


Foto antigua del Tossal de la Cala (Benidorm)

 Se trata de un poblado geomórfico levantado en la cumbre del Tossal de la Cala y en las laderas del mismo. Su ubicación hace que gozase de una defensa natural que le ofrecía los escarpados naturales del cerro, a lo que se unía la existencia de una doble muralla, descubierta por el arqueólogo E. Llobregat en el año 1.972 .

 Al Nordeste del promontorio se han descubierto los restos de un posible santuario íbero al aire libre dedicado probablemente a Tanit. Detrás de este supuesto santuario se encuentra en la cabecera del cerro el poblado de planta rectangular que se extiende hacia la vertiente derecha del mismo.

 Las primeras excavaciones dejaron bien claro que la estratigrafía del poblado constaba de tres capas: la más inferior correspondería a la cultura de la Edad del Bronce mediterráneo y Hierro I, siglos IV-III a.C; tras él, la segunda capa pertenecería al Hierro II ibérico hasta los siglos II-I a.C, y la tercera capa muestra el renacer del poblado durante la República Romana hasta su desocupación, sobre el siglo I d.C.

 Las excavaciones efectuadas en el poblado han dado a conocer que tenía dos niveles de viviendas: uno en la parte alta del cerro y otro en la ladera, estando ambas comunicadas mediante reducidas calles escalonadas ,siendo las callejuelas simples estrechas escaleras de una anchura de unos 85 cm.,con peldaños de piedras únicas sin labrar, que descendían perpendiculares a a muralla. La altura entre calles formaba las viviendas, que tenían su entrada por la parte superior, accediendo a la planta baja por el interior de la propia vivienda.

 Poco se conoce sobre su doble muralla, pero ésta protegia al poblado por su parte más vulnerable, al Oeste del mismo. Lo que si se ha puesto de manifiesto es el espesor de la misma, de casi 1 metro, así como que muchas de sus casas estaban adosadas a la misma. Se ha establecido por los arqueólogos un cierto paralelismo constructivo del Tossal de la Cala con el Poblado Amurallado de la Serreta.

 En conclusión, el poblado amurallado del Tossal de la Calafue fundado y ocupado por los íberos en el siglo IV a.C. y reordenado y habitado en época romana durante los siglos II y I a.C., siendo desocupado a los albores del siglo I de nuestra era, debido a la consolidación de otras ciudades romanas como Dianium (Denia), Allone (Villajoyosa) o Lucentum (Alicante).

 En la siguiente galería fotográfica podéis observar el estado de las excavaciones en la actualidad.

Galería fotográfica:
















lunes, 4 de julio de 2016

Fortificación Califal de El Castellar (Alcoy) CA-399



Localización:

 La Fortificación Califal de El Castellar  se encuentra situada al Oeste de la ciudad de Alcoy, capital de la comarca alicantina de L´Alcoià, cerca del barrio de Batoy.

 Su emplazamiento, que ocupa unos 7.500 m2, se encuentra en la cima del cerro denominado El Castellar, de donde toma su nombre, estando también disperso por una buena parte del mismo, al que se accede por la Senda del Salt, en la Carretera Alcoy-Bañeres.


Localización del yacimiento en Google Maps


 Para ello iremos en coche por la carretera CV-795 dirección Bañeres de Mariola y una vez pasado el Túnel del Salt y el albergue canino, cogemos la desviación del “Preventori” y, una vez superada una curva pronunciada, aparcamos en la cuneta que es amplia. Tomamos el sendero GR-7 (marcas blancas y rojas). Al fin de la cuesta empinada nos dirigiremos a nuestra derecha y en unos minutos estaremos en la cima de El Castellar, con sus restos arqueológicos.


Localización en el mapa topográfico

Historia:

 La cumbre de El Castellar y sus aledaños fueron ocupados por distintas civilizaciones y culturas desde la Edad del Bronce, la Ibérica, la Romana y, finalmente, la Musulmana.

 Cuentan los códices antiguos que tras la invasión árabe de la Península, éstos llegaron a las cercanías de los territorios actuales de Alcoy y fundaron la primera medina islámica en forma de campamento militar en L´Alcoiá, que se denominaba “hisn”,palabra árabe que significa precisamente “campamento”. Ello debió suceder a finales del siglo IX o comienzos del siglo X. Los restos actuales son,por tanto, los restos de la antigua fortificación califal-taifal de Alcoy. Tras su ocupación hasta el siglo XIII, esta fortificación y castillo pertenecían al distrito de Al-quy, de donde procede el nombre actual de la ciudad capital de L´Alcoià.

 Según algunos historiadores y expertos arqueólogos parece ser que el final de la estancia musulmana en el poblado de altura de El Castellar fue debida a un devastador incendio, que daría por finalizada de una forma traumática la vida en el poblado, quedando destruidas todas sus estancias de hábitat, y muriendo muchos de sus pobladores.

 Está considerado como uno de los más importantes yacimientos arqueológicos de Alcoy, aun siendo escasas las excavaciones efectuadas hasta la fecha actual, aunque se llevan algunos años ya de excavaciones lo cual dará como fruto el casi total conocimiento de esta importante fortificación islámica de la provincia de Alicante.

 En el momento de producirse la conquista cristiano-feudal, Alcoy era un distrito territorial formado por diez alquerías que dependían de este centro fortificado de El Castellar. Una vez expulsados la mayor parte de los musulmanes y despobladas muchas alquerías, se fundó, en Marzo de 1.256, la villa de Alcoy, núcleo urbano nuevo, centralizado y fortificado, destinado a recibir a los repobladores que se asentaban en el término.

 El cierre del recinto amurallado finalizó en los últimos años del siglo XIII, pero el deseo de favorecer una mayor inmigración, provocó la construcción de un ensanche amurallado: la Pobla Nova de Sant Jordi, a partir del año 1.304.




Escudo de la ciudad de Alcoy


Estado actual:

 Tras su descubrimiento se hicieron unas primeras prospecciones arqueológicas del yacimiento, quedando totalmente probado que este lugar se corresponde con Al-quy.

 En todo el perímetro amurallado se nota claramente la fábrica correspondiente al tipo de construcción almogávar, en mampostería y mortero de cal, así como también en las distintas estructuras de su interior, que indican claramente el tipo de instalaciones militares de los primeros invasores del territorio.

 Esta fortificación puede ser considerada como muestra típica de las técnicas constructivas musulmanas, el tapial y el encofrado de mortero de cal con mampostería.

 Es de destacar el gran aljibe que se halla en el interior del recinto, lo cual da una idea de la gran población que en El Castellar habitaba, y que perduró casi cinco siglos. Eso dice al menos su cerámica, encontrada por el arqueólogo y profesord. Germán Pérez Botí. Por tanto la relevancia de este poblado fortificado islámico se centra en su perduración en el tiempo.

 El Castellar era un “hisn” que, aunque no comparable con las alquerías de su alrededor, se alzó con la categoría de “farqasa”, y cuya población se acercó a los 150 habitantes que podían, incluso, a contar con un médico, y cuya economía se centró en la fabricación de trajes de lino, como ya dijo el geógrafo oriental Yaqut, que situó este enclave muy cercano a Cocentaina.

 Las alquerías se organizaron en torno a este castillo fortificado emplazado en altura que les servía de refugio y defensa. De este asentamiento procede una importantísima colección de cerámicas finas en manganeso, como ataifores, jarras o candiles, así como objetos de bronce.

 Pérez Botí sugiere que la producción se exportaba más allá de la taifa de Denia, por lo que la actividad en el asentamiento era más industrial que artesana, lo que queda demostrado por los restos cerámicos provenientes del norte de África y Baleares, que por su calidad se sostiene que en esta zona habitó una élite musulmana.

 Todos los objetos encontrados se pueden admirar en el Museo Arqueológico de Alcoy "Camilo Visedo".


 Galería fotográfica:


Vista general del cerro de El Castellar









Aljibe islámico de El Castellar






Estela musulmana de El Castellar

Ataifor califal de El Castellar

Candil de piquera califal de El Castellar


Fotos de la visita de Julio-2.018 de nuestro amigo Enrique Verdú