Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

miércoles, 30 de octubre de 2013

Castillo de Les Penelles (Cocentaina) CA-044



Localización:

 El Castillo de Les Penelles, conocido también como Castillo de Penella, esta situado en lo alto de un pequeño montículo que se alza en el llano de la pedanía de Les Penelles, perteneciente a la ciudad de Cocentaina, en la comarca de El Comtat.


Localización en Google Maps

 No hay problema alguno para llegar hasta él, ya que nos lo encontramos a nuestra izquierda en la carretera comarcal que une la localidad de Alcoy hacia la población de Benilloba. Aunque parezca raro, esta pedanía, alejada de Cocentaina, pertenece a su término municipal, ya que da la impresión que el castillo estuviese en el término de Benilloba por su cercanía a esta población.


Localización en el mapa topográfico

Historia:

 La villa de Cocentaina tuvo una gran importancia durante el período de dominación musulmana, siendo su elemento fortificado más importante su castillo, cuya silueta majestuosa destaca sobre la población.

 Sería conquistado por las tropas del rey Jaime I el Conquistador en el año 1.248, y más tarde, durante las sublevaciones moriscas de Al-Azraq de los años 1.252, 1.258 y 1.275, se convirtió en el primer objetivo militar de los sublevados.

 El rey Pedro el Grande designaría a Roger de Lauria para la defensa de la fortificación. Éste recibiría la villa en feudo a manos de Jaime II en el año 1.291 y fue patrimonio de su familia hasta el siglo XV.

 El castillo volvería a ser objetivo militar para las revueltas musulmanas a principios del siglo XIV, y en esta ocasión fue incendiado por los sublevados en el año 1.303, quedando casi completamente destruido.

 Fue incorporado de nuevo al patrimonio real en el siglo XV, después de haber pertenecido todo este tiempo por los sucesores de Roger de Lauria, y durante el reinado de Alfonso el Magnánimo se sentarían las bases de lo que sería la futura comarca de El Comtat, ya que el rey vendió el castillo y villa a Ximén Pérez de Corella, nombrándolo más tarde conde, creando así el condado de Cocentaina, que abarcaba además las localidades de L´Alcudia del Comtat, Alcocer de Planes, la Alquería de Ferris, Gayanes, Muro, Turballos y Les Penelles.

 Precisamente en esta última localidad, en la actualidad pedanía de Cocentaina, existía un antiguo castillo del siglo XIII, que fue incorporado a los territorios del condado, siéndolo hasta la actualidad.

 A principios del siglo XIX el Castillo de Cocentaina pasaría a pertenecer a la familia Fernández de Córdoba, duques de Medinaceli, y grandes nobles desde los tiempos de los Reyes Católicos.




Escudo de la ciudad condal de Cocentaina

Estado actual:


Castillo de Les Penelles antes de su reconstrucción


 El castillo ha sido reconstruido no hace muchos años, dándole un aspecto sobrio y llamativo, sobre todo por la circunstancia de haber empleado para adecuar su visita tanto hierro que asusta de veras. Antes de su reconstrucción, y a pesar de sus estado ruinoso, presentaba una imagen altanera como pocas, principalmente debido a su elevada torre del homenaje, que alcanza más que 15 m. de altura, que recuerda más a una atalaya que a un castillo.

 El impresionante castillo siempre estuvo vinculado al condado de Cocentaina desde su construcción a finales del siglo XIII. No está demostrado que se levante sobre ninguna fortificación anterior, por lo que en contra de lo que pudiera parecer no se trata de ninguna fortaleza de origen islámico, sino que fue construido tras la reconquista de estos territorios por Jaime I, siendo señor de Penella y Formigán el noble Guillém de Villafranca, pasando a pertenecer al condado de Cocentaina a la creación del mismo por el rey Alfonso en el siglo XV.

 Su construcción fue hecha para salvaguardar la frontera oriental de las tierras de Cocentaina. Su torre es de planta cuadrada con fábrica de mampostería y tapial que recuerda a las construcciones almohades. Se adosa a la muralla y al resto de la construcción en ambos flancos.


 Las primeras referencias de su construcción las encontramos en el año 1.271, cuando el rey Jaime I le concede al señor feudal Ponç Guillem de Villafranca las alquerías de Penella y Forminyan, autorizándole a que construya una fortificación en la “penna de Peniella” (Ferrer Marset; Catalá Ferrer, 1996).

 El castillo está compuesto por una esbelta torre de planta casi cuadrangular – 4,20 x 3,75 metros – con una altura conservada de 12 metros, construida con fábrica de tapial de 0,75 metros de espesor y 0,90 metros de altura, sobre una plataforma de talud ligeramente alamborado construida en mampostería irregular dispuesta en el flanco sur. La torre contaba con 3 alturas, dado que aún se conservan en su interior los huecos o mechinales que albergaban las ménsulas que sostenían los entarimados de madera que formaban los diferentes pisos. La crestería conservada nos confirma que la torre contaba con un almenado, del que se conservan solo dos merlones.

 En el sector oeste, se encuentra un edificio de planta pseudorectangular de unos 10 metros de longitud, con una anchura entre 3,5 a 5 metros y unos 40 metros cuadrados de superficie, donde se sitúa la puerta de acceso al castillo, ubicada en el frente sur de la construcción, de la que aún se conservan los restos de unos escalones que permitían el acceso al interior. El edificio contaba con dos plantas, y una plataforma superior que actuaba como terraza, contando con un parapeto almenado. Las huellas dejadas por la viguería nos indica que el primer piso ocupaba toda la superficie de la planta superior, accediéndose a ella a través de una escalera adosada sobre un pequeño cubo tallado en la misma roca. Aún se conservan dos aspilleras con deriva interna en el muro de los frentes sur y oeste.

 En el frente este se encuentra un pequeño aljibe para la captación de agua de lluvia. El castillo también cuenta con un antemural, situado en el frente sur, y que servía como defensa adelantada y condicionaba el camino de acceso hasta llegar a la puerta de la fortificación.

 No hace muchos años que se acometió un proyecto de restauración integral y puesta en valor, utilizando en el interior de la torre de homenaje un sistema de escalera de caracol hecho en estructura de hierro galvanizado que nos permite ascender a lo alto de la misma, así como un sistema de acceso hecho del mismo material que nos traslada a través del cerro desde la entrada realizada al recinto, para facilitar su visita. Es necesario solicitar la misma en la Oficina de Turismo de Cocentaina para poder acceder a la fortaleza.


 Su visita tiene que realizarse necesariamente con el correspondiente permiso del Ayuntamiento de Cocentaina, al que pertenece, pues tras su restauración se encuentra totalmente vallado y con puerta de cierre. Se ha construido unas pasarelas de hierro que permiten su total visita, incluso se ha montado una escalera metálica de tipo caracol para llegar hasta la terraza de la torre del homenaje, que, destruyendo la estética de la fortaleza, al menos permite una vista excepcional de la comarca de el Comtat. La amplia galería fotográfica a continuación os dará una buena idea de lo expuesto anteriormente.


 Galería fotográfica:








































Visita del 03-09-17: