Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

martes, 22 de octubre de 2013

Torre de les Maçanes (Torremanzanas) CA-125



Localización:

 La Torre de les Maçanes se encuentra situada en la localidad alicantina de Torremanzanas, perteneciente a la comarca de L´Alacantí, a una altitud media de 780 m. s.n.m. y al norte de la sierra del Cabeçó d´Or.  El pueblo se encuentra en la carretera que une Jijona  y Benifallim, por lo que para llegar hasta él  se puede hacer desde cualquiera de estas dos localidades alicantinas.


Localización en Google Maps

Vista de la Torre de les Maçanes en Google

 Para llegar a la torre cogeremos cualquier camino que sale de la carretera, al sur de la población, que nos llevará al pie de la misma. Muy cerca se encuentra también la llamada “Casa Alta”, la otra construcción fortificada de esta bella localidad alicantina.

Localización en el mapa topográfico

 Historia:

 El nombre de la población es debida a esta edificación de origen musulmán que se yergue en la parte alta de la misma, ya que proviene de su traducción castellana ( Torre de las Manzanas).

 Por tanto, el origen de la población es árabe, si bien su topónimo de entonces era al- Irí. Posteriormente, después de su reconquista, sería cambiado definitivamente por el que en la actualidad ostenta: Torremanzanas.

 El señorío de Irí perteneció a García Martínez por cesión directa del rey Jaime I el Conquistador sobre el año 1.289. Años después , en 1.297, aquél se lo vendería a Roger de Lauria. La torre fue casa del señorío durante los años de la reconquista y posteriores, aunque poca es la documentación que existe en la actualidad que ofrezca constancia de hechos que tuvieran relación con la misma.

 Durante la Guerra de Sucesión, toda la población fue arrasada e incendiada por los partidarios del archiduque Carlos de Austria, por lo que en premio a su fidelidad a su causa, Felipe V ordenó su reconstrucción hacia el año 1.708 y entre los edificios reconstruidos se encontraba, naturalmente, la Torre de les Maçanes.

 En el año 1.805 la población obtuvo el título de Villa.




Escudo de la villa de Torremanzanas

Estado actual:


La torre antes de su reconstrucción

 En el interior del recinto existían algunas dependencias y, probablemente, una mezquita. Por tanto, la torre parece pertenecer a una alquería musulmana que contaba con una gran torre defensiva y un muro delimitador, tratándose de una construcción de época almohade – finales del siglo XII o principios del siglo XIII – que la documentación existente la identifica con la alquería de Iri, que acaba convirtiéndose en una alquería cristiana cuando el 6 de Marzo de 1.246, el rey Jaime I le concede a García Martín el lugar de Iri “...qui nuncupatur Turris de Maçanes...” (Azuar Ruiz, 1989).

 Posteriormente, la torre es entregada a Ade de Paterna y a Ramón de Mirambell en el año 1.258, los cuales, haciendo uso de su derecho a alienarla, se la transfieren a Pelegrín de Bolas y a su esposa Joana, quienes la acaban vendiendo en franco y libre alodio al almirante calabrés y señor de Alcoy y Cocentaina, Roger de Lauria, en el año 1.297 por la cantidad de 18.000 sueldos (Ferragud Domingo, 2003).

 Entre los años de 1.380 y 1.382 se realizaron en el edificio grandes reparaciones por orden de la reina Sibila de Fortiá, mujer de Pedro IV de Aragón. En el año 1.989, la familia Rovira, propietaria de la torre desde 1.670, la donó al municipio, tanto la torre como su parcela adyacente.

 La torre se encuentra en relativo buen estado de conservación. Su fábrica de tapial árabe reafirma los datos que anteriormente hemos expuesto en relación con su origen, es decir, que su datación corresponde a la época de dominación almohade, sobre el siglo XII.

 Las posteriores restauraciones han ido modificando su imagen exterior, aunque hoy presenta una construcción de sólido aspecto en forma de gran cubo, con pequeñas ventanas, puerta sin adintelar hacia el sur y una cubierta de tejas a dos aguas. La puerta de entrada, a media altura, queda en la actualidad salvada por una escalera que llega hasta la misma y resguardada por una barandilla totalmente metálica, que dicho sea de paso, han tenido un gusto pésimo quienes decidieron ponerla, porque hubiera sido más fácil haberla hecho de piedra y balaustrada decorativa.

 Se puede ver perfectamente en su zócalo el tipo de mampostería usada en su construcción. A partir de la ventana de la izquierda de su parte frontal, el tapial árabe no deja dudas en su fábrica.

En la parte norte de la torre se pueden ver los restos del antiguo aljibe ,que está adosado al muro y en buen estado de conservación.

 En los últimos años se han llevado a cabo unas obras de remozamiento en su cuerpo principal para mantenerla en buen estado por muchos años más. Es muy probable que tuviera anexionadas algunas dependencias de la casa señorial que en la actualidad han desaparecido por completo. Hoy alberga el Museo Arqueológico y Etnológico de la población.


Galería fotográfica:
























Visita efectuada el 18-09-17:

















No hay comentarios:

Publicar un comentario