Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

lunes, 28 de octubre de 2013

Fortaleza de Moraira (Teulada) CA-066



Localización:

 La Fortaleza de Moraira, también conocida como Castillo de Moraira, Fortín de Moraira o también Baluarte de Moraira, se encuentra en la localidad de Moraira, que pertenece al término municipal de Teulada, en la comarca alicantina de la Marina Alta.



                                        Localización en Google Maps


Vista del Fortín de Moraira en Google

 Se sitúa a ras de costa, en un saliente de la misma, cerca de la playa de Moraira y del Club de Regatas. Situados en dicha playa, enseguida veremos la imponente figura de la fortaleza de Moraira. Comentamos a modo de información que este monumento sólo es visitable en su interior durante los meses de Julio y Agosto.


Localización en el mapa topográfico


Vistas aéreas del Fortín de Moraira

Historia:

 Teulada formó parte del reino de Tudmir y pasaría a territorio cristiano tras la conquista de la población por las tropas del rey Jaime I en el año 1.244.

 Posteriormente fue cedida al señor de Rebollet, y más tarde ostentarían su titularidad, Roger de Lauria y el duque de Gandía, ciudad a la que estuvo adscrita hasta que logró su independencia de ella en el año 1.386.

 Tras el decreto de expulsión de los moriscos en el año 1.609, el puerto de Moraira, dependiente de la villa de Teulada, sirvió como punto de embarque para una gran cantidad de expulsados.




Escudo de la población de Teulada


 Estado actual:


  Sobre una pequeña elevación rocosa junto al mar encontramos esta batería de costa de planta mixta, en disposición conocida como “pezuña de buey”, compuesta de una fachada semicircular y por una tenaza que defiende el ingreso arquitrabado al recinto, el cual se realizaría a través de un puente retráctil dotado de un pequeño foso. Su superficie es algo superior a los 200 metros cuadrados, siendo un edificio de un solo cuerpo de unos 10 metros de altura, dotado de cubierta con plataforma horizontal y un parapeto corrido a la barbeta donde se disponen hasta 6 cañoneras con deriva externa.

 Los muros del edificio son de mampostería en su núcleo revestidos al exterior con sillería labrada, presentando tres aperturas arquitrabadas con deriva interna. La piedra tallada procedería, muy posiblemente, de la cercana cantera situada en el Clot de la Reina, una barrera fósil que presenta abundantes marcas de extracción de piedra y que actualmente provoca que el agua del mar inunde la zona generando clots (hoyos), que son muy apreciados por los turistas (Buigues i Vila ,2003). 

 En el remate, se conservan las ménsulas de un gran matacán, a modo de balcón dionisiano que se sitúa en el muro de poniente, mientras que un medio bocel circunda todo el conjunto en la línea del remate. El acceso se articula con un vano arquitrabado, coronado con una inscripción fundacional con el escudo de la Casa Real de los Borbones, con cuatro campos una orla encintando a un cordero y el Toisón de Oro enmarcando el conjunto con una inscripción donde se lee “1742”, que indica el año de su fábrica. Hasta el trabajo de Rafael Azuar Ruiz (1983), siempre se había considerado a esta construcción como propia del mundo abaluartado, más exactamente del año 1.561, pero la disposición del escudo borbónico y su traza confirman su construcción a mediados del siglo XVII.

 La Guerra de Sucesión borbónica a principios del siglo XVIII puso de manifiesto la urgencia de elaborar un nuevo sistema defensivo que actualizara las caducas y maltrechas defensas costeras. La llegada al trono de Fernando VI sacará de la inacción a muchas de las instituciones creadas bajo el reinado de Felipe V y solucionar las graves carencias militares en la costa. Las actividades británicas y argelinas por el Mediterráneo seguían siendo uno de los problemas más importantes en este periodo. En concreto, las acciones norteafricanas revistieron cierta espectacularidad con ataques en Calpe y Alcalá de Xivert, plazas que presentaban un preocupante estado de indefensión (Pradells Nadal, 1995). En Calpe, se protesta duramente por la situación del puerto de Gallicant, la cala más cercana al Peñón de Ifach, en el que se internaban las barcas corsarias para conseguir sus presas, provocando finalmente el sonado desembarco de argelinos en 1.744 que motivó a los ingenieros Bodín, Porfondy y Frenchs a que realizasen diversos proyectos en las defensas de la villa calpina.

 El Marqués de Ensenada insiste en la urgencia de reforzar la frontera marítima mejorando los puertos y villas para que sean capaces de resistir a los corsarios y a la poderosa flota británica en 1.748, caso de las defensas del Grao de Sagunto (1.711) las Baterías de Valencia Peñíscola y Oropesa (1.751) o la de Palamós (1.752). También se construyen baterías en importantes puntos marítimos de rango menor, como el Fortín de la cercana Cala Granadella o el Fuerte de San Juan en la localidad murciana de Águilas.

 Junto a sus funciones militares también sabemos que esta batería servía como espacio de culto, a falta de otras edificaciones destinadas a tales funciones. Pero para ello esta construcción debía ser consagrada y dedicada a alguna advocación. Por ello sabemos que en el año 1.746, el arzobispo Mayoral hizo donación de una talla de la Virgen de los Desamparados, con el fin de poder celebrar misa en este baluarte,como consta en la documentación del Archivo Parroquial de Teulada, de la que dependía la población de Moraira (Buigues i Vila, 2003). Su destrucción se sitúa en el 29 de julio del año 1.801, por parte de las tropas inglesas durante la Guerra de la Independencia. Gracias a los planos iniciales que se conservaban de su construcción pudo ser reconstruida totalmente a mediados del siglo XIX.

 La fortificación presenta en la actualidad un aspecto impecable. Nos hallamos ante un exquisito y delicado ejemplo de arquitectura militar dieciochesca, de la que no estamos muy sobrados en Alicante.



Galería fotográfica:


















1 comentario:

  1. Realmente creo que la persona que ha escrito este artículo debería leer un poco mas de historia. No entiendo como dice que la obra fué ejecutada por el ingeniero italiano Antonelli que estuvo al servicio de Felipe II?? Si esta torre fué construida en 1742?? Hay un error de cerca de 200 años!!

    ResponderEliminar