Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

domingo, 27 de octubre de 2013

Castillo de Forna (Adsubia) CA-002


Localización:

 El castillo de Forna se encuentra situado en las cercanías de la pedanía del mismo nombre, perteneciente al término municipal de la ciudad de Adsubia, en la comarca de la Marina Alta de la provincia de Alicante.

Localización en Google Maps

 No hay problema alguno para llegar hasta él, pues la pedanía se encuentra en la carretera comarcal que une Alcoy y Pego, aunque es mejor acceder hasta ella desde esta última población. Unos buenos indicadores nos llevan hasta la misma fortaleza.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

El castillo antes de su reconstrucción

 Como la mayoría de fortificaciones de la Marina Alta, el castillo de Forna es de origen islámico y perteneció al señorío de Al-Azraq, hasta que fuera conquistado por las tropas de Jaime I el Conquistador en el año 1.258 y donado a Arnaldo de Romaní.

 Consta que en el año 1.262, el castillo de Forna estaba administrado por Bernat de Guillem, capitán de ballesteros en lucha contra Al-Azraq. El monarca Jaime I creó la baronía de Forna para su hijo, siendo propiedad del conde de Cardona en el año 1.325.

 Posteriormente, ostentarían su propiedad Vicent Escorza, Pere Busquets, Pere Posadores y la familia Cruilles. Esta última la mantendría hasta el siglo XVI. Más tarde, a lo largo del siglo XVII, sería de propiedad de la familia Figuerola, y en el siglo XVIII, de la familia Juliá y del barón de Santa Bárbara.



Escudo de la localidad de Adsubia




 Estado actual:



Planos de las tres plantas del Castillo de Forna

  El castillo se encuentra en muy buen estado después de la intervención efectuada hace unos años por la Diputación Provincial, quien con la colaboración del Ministerio de Cultura y otras entidades privadas, devolvieron al castillo de Forna un aspecto soberbio, propio de su pasado. Además, hay construida en sus cercanías un área de descanso con aparcamiento de vehículos.


 El castillo da una sensación de espectacularidad y solidez que otras fortalezas de Alicante ya quisieran, resultando para él un aspecto impresionante, conservando todo su perímetro original y las cuatro torres de planta cuadrada de sus esquinas. Todo él está hecho de fábrica de mampostería con mortero de cal y tapial árabe, con aberturas remarcadas en ladrillo.
  El ingreso al castillo se encuentra en su fachada Norte y es de medio punto en ladrillo, dando paso, a través de un cuerpo de guardia, al patio de planta rectangular y a dos alturas, en donde se encuentra el aljibe principal de la fortaleza.

 Desde el patio se accede a las distintas dependencias del castillo. Así, las caballerizas y las cocinas se encuentran enfrente, en las salas inferiores del cuerpo de mediodía, el comedor o gran salón, rectangular con ventanas al patio, sobre la puerta de entrada, con mirador y el resto de las habitaciones a lo largo de las tres plantas que discurren por las fachadas del edificio.

 Posiblemente, las de la tropa o la de los sirvientes se emplacen en las dependencias inferiores del ala de poniente, las cuales poseen aspilleras defensivas. En este mismo frente y en la sala inferior de la torre del flanco NO se encuentra un conjunto extraordinario de grafitis medievales y renacentistas.
 De todo el conjunto se distingue la torre del flanco NE, de mayor tamaño que las demás, de tapial con falso despiece de sillería al exterior y sobre mampostería. Por su fachada SO, se accede a una sala cubierta con bóveda sobre arcos nervados, con aljibe en su subsuelo y escalera de caracol para acceder a otras plantas. Es la construcción más antigua de la fortaleza.

 En la última década del siglo XII se construyó esta torre  en el ángulo NE a la que posteriormente se le añadió el resto de las estructuras actuales que, en conjunto, confieren a este castillo el carácter de palacio señorial, con todas las dependencias propias de una residencia feudal, como los de Cox, Castalla, etc., respondiendo al modelo de construcciones palatinas bajo medievales.

 Asimismo, la utilización del ladrillo y de las molduras de yeso en las puertas y ventanas, nos llevan a fechar el edificio como de la segunda mitad del siglo XV, bajo el señorío de la familia Cruilles. De éstos pasará a la familia Figuerola en el siglo XVII, y en el siglo XVIII a los Juliá, hasta su último señor, el Barón Santa Bárbara. En la actualidad es de propiedad particular, y es posible su visita preguntando en el  Ayuntamiento de Adsubia.

Es del todo recomendable su visita, puesto que se trata de una de las construcciones árabes de la provincia que, después de su reconstrucción, ha quedado con casi todo su esplendor original para poder apreciar la fábrica árabe de aquellos tiempos, así como todas sus ampliaciones posteriores.

 Galería fotográfica:









  










1 comentario: