Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

domingo, 6 de octubre de 2013

Castillo de El Barxell (Alcoy) CA-019



Localización:

El Castillo del Barxell se encuentra localizado en la partida homónima de El Barxell, perteneciente a la ciudad de Alcoy, en la comarca alicantina de L´Alcoiá, al norte de la provincia.



Localización en Google Maps

Vista del Castillo de Barxell en Google

 Para llegar hasta allí es necesario tomar la carretera comarcal que, desde Alcoy, se dirige hacia Bañeres de Mariola, y a unos seis kilómetros de Alcoy llegaremos al Plá de Barxell, situado junto a un barranco con el mismo nombre. En este lugar se encuentra el caserío que está habitado, y anexo al mismo la fortaleza. Naturalmente, si venimos desde Bañeres hacia Alcoy, llegaremos asimismo al paraje del Plá de Barxell.


Localización en el mapa topográfico

 Historia:

 Aunque en la actualidad la ciudad de Alcoy es una de las más importantes de la Comunidad Valenciana, parece ser que en la época de la dominación musulmana y durante la posterior reconquista, era principalmente un conjunto de casas y alquerías diseminadas, lo que explica la ubicación del castillo de Barxell a esta distancia de la actual población, toda vez que no queda acreditado que en el mismo Alcoy existiera un castillo, sino alguna torre almenara.

 Ello también explica y justifica que, si bien la ciudad de Alcoy ha participado en numerosas páginas de la historia bélica y militar de la Comunidad Valenciana, el castillo de Barxell no se ha visto especialmente envuelto en ellas.

 El origen del mismo es indudablemente musulmán, y después del asentamiento almohade y la creación de la alquería árabe, la necesidad de una fortificación que guardase los ataques cristianos dieron como resultado la construcción de la fortaleza en el último cuarto del siglo XII y primer tercio del siglo XIII, para la posición musulmana de esta zona.

 Después de su recuperación por las tropas cristianas, en el año 1.249 Jaime I el Conquistador cedió la alquería y su castillo a los escuderos Fortunio Pérez de Falces y Fortunio Garcés Citina, según consta en los archivos documentales.

 Años después, parte de las posesiones del castillo de Barxell fueron entregadas a Rodrigo Sánchez de Ayvar.

 A principios del siglo XIV, el castillo, las casas y las tierras del caserío fueron adquiridos por el conde de Terranova y su consorte Margarita de Lauria, para finalmente ser comprados por los jurados de Alcoy a mediados del siglo XV, y de esta forma pasar a ser patrimonio de la ciudad.

 A partir de ello, la fortaleza cayó en desuso paulatinamente con el paso de los años siguientes, y entrando en una fase de desmochamiento generalizado, hasta llegar al estado que tiene en la actualidad, pues no ha sido lugar de luchas y enfrentamientos desde hace casi cinco siglos.




Escudo de la ciudad de Alcoy

Estado actual:

Planta del Castillo del Barxell

Maqueta del Castillo del Barxell en el Museo Arqueológico de Alcoy

Vista aérea del Castillo del Barxell

 El nombre del castillo viene ligado a la antigua alquería musulmana situada en las estribaciones occidentales de la Sierra de Mariola y su estado actual es de casi total abandono, aunque los restos existentes denotan que debió ser un recinto fortificado que gozó de cierta importancia por su tamaño y porte.




El Castillo desde el Preventori de la Font Roja (Alcoy)



 Situado en lo alto de una loma de escasa altura, se puede considerar un castillo de altura, y su basamento se acopla al perímetro de la loma, construyendo su base sobre los espolones rocosos y adaptándose al contorno que éstos ofrecen.


 Aunque considerada una fortificación de origen islámico, Barxell es un castillo posterior a la conquista cristiana, en concreto del año 1.264, creado para controlar la población mudéjar de los alrededores y alojar a la población de las alquerías vecinas en los tiempos de peligro, como en las guerras contra Castilla, en las que su guarnición era reforzada (Paredes Vañó, 2006). En el año 1.850 se convirtió en una masía sufriendo diversas remodelaciones en su fábrica así como en terrenos limítrofes, siendo abandonado definitivamente en el año 1.964, desde el cual se ha ido deteriorando progresivamente, siendo declarado Bien de Interés Cultural el año 1.996.

 La construcción consta de un amplio recinto amurallado, como se puede observar en la foto de la maqueta que adjuntamos, y que se encuentra en el Museo Arqueológico “Camilo Visedo” de Alcoy. Este recinto amurallado actúa como albacar, con una superficie de unos 2.860 metros cuadrados y un perímetro de 239 metros, que se encuentra coronado por una “domus” o casa principal dotada de una gran torre defensiva, construida en tapial, con base cuadrangular de 5 x 8 metros y unos 20 metros de altura, a la que se accede por una puerta de arco de medio punto.

 En el interior, la domus contaba con tres plantas, hoy desaparecidas, de las que se conservan algunos de los mechinales y ménsulas que servían de apoyo a las vigas de madera de los diferentes pisos, así como de la gran terraza almenada (Paredes Vañó, 2011).

 La domus dispone de un patio interior de 150 metros cuadrados con un aljibe y un paso de ronda de madera, en la que se dispone una nave de 5 x 20 metros con dos plantas que actuaban como almacén y habitáculo para la tropa. Se encontraría coronada por un almenado aspillerado con las aperturas ubicadas en el antepecho.

 Actualmente, y a falta del acabado de su puesta en valor, los escasos restos observables están muy alterados, lo cual se produjo probablemente durante las obras del año 1.850 cuando el castillo se convierte en masía. Además, en las cercanías de la casa del Barxell, existe una pequeña ermita de uso exclusivo de sus propietarios, muy cerca de la entrada a la fortificación.


 Se conservan varios restos de muralla así como un edificio fortificado, siendo la pieza más importante y sobresaliente su Torre del Homenaje, en buen estado de conservación general.

 La fábrica general de la fortaleza es el tapial y la mampostería, aunque en algunos puntos se refuerza la construcción con sillería, especialmente en la torre del homenaje. El edificio fortificado presenta en la actualidad toda la fachada con sus ventanas y puerta de acceso.

 Aún en este estado de conservación actual, es muy reconfortante su visita por su bello emplazamiento en la misma Sierra de Mariola, por lo que os animamos a efectuar un recorrido por la fortaleza, que no os va a defraudar. Os adjuntamos un precioso reportaje fotográfico del mismo a continuación.


Galería fotográfica:






































Visita efectuada el 11-03-18:

  Enterados de que la Dirección General de Cultura de la Generalitat Valenciana había instado a los dueños de la fortaleza a que emprendieran obras de reparación de la fortaleza, y especialmente de la torre del homenaje, por el peligro que entrañaba de posibles derrumbes, decidimos cursar una nueva visita para ver el estado de las obras. 

 Nuestra sorpresa fue grande ya que las únicas obras que observamos fueron el tapiado de los vanos de entrada a la zona palatina y la torre, especialmente del portón de entrada que se encontraba reparada y cerrada para evitar el paso al interior. Ignoramos si dentro se ha realizado alguna obra para evitar el derrumbe ya que no pudimos acceder de manera alguna. El reportaje siguiente os dará una idea de como se encuentra en la actualidad este castillo.

 Observaréis también que las cabras son unas entusiastas de nuestras viejas piedras...ja,ja,ja.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario