Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

viernes, 20 de febrero de 2015

Poblado Amurallado de El Negret (Agost) CA-385


Localización:

 El Poblado Amurallado de El Negret se encuentra situado en las cercanías de la población de Agost, en la comarca alicantina de L´Alacantí.

Localización del yacimiento en Google Maps

 Está localizado en la carretera que, desde Agost, se dirige hacia el apeadero del FF.CC. Alicante-Madrid. Antes de llegar a éste, y a la derecha del sentido de marcha, está situado el poblado, en lo alto de una meseta que forma el llamado Cerro de El Negret, del que toma el nombre. 

Rutas de acceso al yacimiento ( según Julio Asunción)

Localización del yacimiento en el mapa topográfico

Entrada al yacimiento de El Negret

El cerro de El Negret  (Vista general)

Es la cumbre más meridional de un conjunto de seis cerritos alineados al Oeste del Cerro del Pinchillet., y tiene una altura de 311 m. s.n.m., que se eleva algo más de 50 m. sobre el valle circundante.

Llegada al poblado de El Negret

Vista general de El Negret. En la cumbre,el poblado de la Edad del Bronce

Historia:

 Los primeros poblamientos humanos en Agost se corresponden con el presente poblado amurallado de El Negret. También corresponde a la población que surgió en la Lloma Redona, en la carretera Novelda-Agost, aunque este último se encuentra en el término municipal de Monforte del Cid. Ambos yacimientos son de la Edad del Bronce.

 El núcleo más antiguo de población de Agost se constituyó en los alrededores de la loma del castillo y sus orígenes son indudablemente de época ibera. Y en estos tiempos, sus pobladores desarrollaron una industria alfarera de importancia, a tenor de los restos arqueológicos encontrados.

 En los primeros albores de la dominación árabe de la zona, Agost perteneció al reino de Teodomiro, dependiendo por tanto del reino de Tudmir, afincado en Orihuela.

 La conquista cristiana de los territorios adyacentes por Jaime I adjudicó el término de Agost al reino de castilla, bajo el reinado del monarca Fernando III y, posteriormente, bajo el reinado de Jaime II, este territorio pasaría a manos del reino de Valencia en el año 1.296.

 Es en esta época, ya bajo el dominio musulmán de la localidad, cuando fue construido el castillo, que reforzaba la defensa de la población ante ataques enemigos. Así permaneció hasta la sublevación árabe y su nueva reconquista, en la que se convirtió de nuevo en fortaleza cristiana. A su alrededor existió una comunidad morisca que tuvo mucha relevancia como artesanos alfareros, tradición que seguía en alza cada vez más, y que perdura hasta nuestros días, debido a la excelente calidad de las arcillas existentes en el entorno de la ciudad.


Escudo de la localidad de Agost

 Estado actual:

 Desde su posición privilegiada en el centro del valle y la inexistencia de elevaciones cercanas de mayor altura, el yacimiento llega a controlar visualmente gran parte línea de costa y hacia el Oeste la zona del valle medio del Vinalopó.

 El poblado ha sufrido la acción continua de excavadores clandestinos, sobre todo en la meseta de la cumbre del cerro, habiéndose encontrado varios agujeros excavados de gran tamaño. Su cortado vertical en las vertientes Sur, Sureste y Suroeste le confiere un carácter de inaccesibilidad muy acusado, por lo que la zona más accesible, las laderas Norte y Nordeste, es la que hizo la necesidad de su amurallamiento con algún tipo de fortificación.

 En los tramos inferiores de estas zonas fue construido un muro, con piedras de gran tamaño, en técnica de piedra seca, con una anchura media de 0,75 m. y unos 40 m. de longitud, en dirección Este-Oeste, que cierra el poblado por su parte Norte. A este muro le fue adosado por el exterior, en el extremo Oeste, otra estructura de piedra en seco, de forma semicircular con un relleno de piedras pequeñas, que bien pudo tratarse de una incipiente torre defensiva de refuerzo, o bien un contramuro defensivo.

 También se observa otro muro que cierra la meseta de Suroeste  a Oeste, cuando uno de los agujeros clandestinos dejó al descubierto parte de su alzado, comprobándose que tenía fábrica de mampostería irregular de una altura de 1,10 m. y seis hiladas visibles, así como otro muro en el extremo Sureste de cinco hiladas de gran tamaño, que cierra la fortificación de esta parte del yacimiento.

 Estos muros crean cuatro terrazas de forma alargada, en los que se observan otros muretes más pequeños, que debieron pertenecer a las viviendas de sus pobladores, por lo que de todos ellos, el primero es el que le otorga al poblado su carácter y función defensivos.

 D. Daniel Jimenez de Cisneros, en un boletín del Instituto Geológico español ya habló de “un potente muro ciclópeo” hallado en sus excavaciones geológicas en el Triásico de El Negret. Enrique Llobregat recoge en su libro “Contestanía Ibérica” (1.972) esta interpretación del muro ciclópeo, y los interpreta como una posible muralla íbera, pero J.L. Simón ( 1.988) estudia los materiales hallados en el yacimiento y lo adscribe de forma inequívoca a la Edad del Bronce.

Cerámicas de El Negret

 Las cerámicas halladas en las últimas excavaciones no dejan lugar a dudas la cronología de este poblado, que se adscribe finalmente al Bronce Final (II milenio a.C.). El Negret ha aportado la más numerosa y variada colección de materiales de todos los yacimientos de la Edad del Bronce, con más de ochocientos fragmentos cerámicos, la mayor parte correspondientes a vasijas y material dibujable, aparte de otros materiales y útiles líticos y óseos de la misma época.

 Después de cursar visita al yacimiento, pudimos comprobar que las lonas de plástico que cubrieron el yacimiento tras las excavaciones de hace años se encuentran totalmente destrozadas por la acción del viento y la lluvia, sin que hayan sido ni siquiera repuestas. La verdad es que da pena ver la desidia en que se encuentran nuestros yacimientos alicantinos.

 Nos encontramos, pues, ante uno de los poblados de la Edad del Bronce de más importancia en los Valles del Vinalopó.

                                 ==============================
TEXTOS

Eduardo Lopez Seguí (1.996): “Arqueología en Agost: El Negret”. Cuadernos del Instituto de Estudios Alicantinos “Juan Gil-Albert”. Diputación Provincial de Alicante.

FOTOS:  

Ximo G. Rico y Emilio Cascales.

(Damos las gracias a nuestro buen amigo Angel Ivorra Chorro por su ayuda y colaboración en la preparación de este post).

Galería fotográfica:































No hay comentarios:

Publicar un comentario