Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

miércoles, 1 de octubre de 2014

Torre Mozárabe de Benifallim (Alicante) CA-357



Localización:

La Torre Mozárabe de Benifallim se encuentra en el interior de la población homónima de la comarca de L´Alcoiá, en las faldas de la sierra del Rontonar, a unos 374 m. de altitud s.n.m.

Localización en Google Maps

 Para llegar hasta la población se toma la carretera comarcal que parte de la nueva autovía Sax-Alcoy, viniendo desde Ibi, o bajando por Torremanzanas hacia Benifallim por el Puerto del Rontonar. En el centro de la población de se encuentra, junto a la Casa-Palacio de los Montortal ( actual Ayuntamiento), la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel, de origen mozárabe, con su torre campanario de la época de la dominación musulmana de la población.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 El castillo es de origen musulmán, construido en las estribaciones de la Sierra de Rontonar, en la salida de la población hacia Torremanzanas, y en un espolón rocoso desde el que se divisaba la antigua alquería musulmana.

 En el siglo VIII, la expansión musulmana pone a las lenguas romances, y en este caso a los antiguos habitantes cristianos de Benifallim antes de convertirse en alquería árabe, bajo una fuerte influencia léxica del árabe, apareciendo pues los mozárabes, antiguos cristianos antes de la conquista sarracena de nuestros territorios, que hubieron de convivir con los conquistadores.

 La invasión musulmana tenía, además, un objetivo religioso por lo que se produjo una gran lucha entre las civilizaciones cristiana y árabe. La prolongada permanencia de los musulmanes llevó pareja una nueva cultura, ya que en la literatura, arquitectura y costumbres, los mozárabes llegaron a tener un status especial entre la comunidad musulmana, llegando a tener su propio idioma ( el mozárabe), y aunque profesaban el cristianismo, solían escribir y construir con influencias árabes.

 En Benifallim se dio este caso peculiar, en los que los nuevos mozárabes llegaron a construir su propio templo, influenciados por las nuevas técnicas de construcción almohades. Pareja a la construcción del castillo, se construyó una inicial torre exenta en la alquería, que derivó en el actual templo cristiano.

  Castillo y templo mozárabe fueron conquistados a mediados del siglo XIII por Jaime I el Conquistador. En 1.317 fue enajenado por Jaime II, siguiendo la tendencia generalizada de que, una vez desaparecido el peligro militar, se procediera a la señoralización y feudalización del Reino de Valencia. Este movimiento ya fue iniciado por Pedro el Grande y Alfonso III.

 En el reinado de Jaime II se fueron concedidos en feudo o vendidos los castillos de Alcoy y Cocentaina (1.291), Sumacárcel (1.294), Tárbena y Alfandech ( 1.297), Moixent (1.298), Bárig ( 1.300), Castalla y Penáguila (1.311), Tibi (1.317) y Montesa ( 1.319).

 La marcha de los moriscos tuvo nefastas consecuencias para Benifallim, que quedó completamente abandonada con su expulsión. En el último tercio del siglo XVI, el poblado bajo la protección del castillo estaba habitado por cuarenta y dos familias de moriscos, que tuvieron que dejar la población a raíz del decreto de expulsión.

 El castillo perteneció al señorío de los Castelló y, más tarde, al conde de Rótova. Éste último construyó, además, su Casa Señorial, a modo de Palacio-Residencia, parcialmente fortificada, como es el caso del Palacio de los Condes de Revilla-Gigedo en Benilloba, convertido hoy en el Ayuntamiento de la localidad.



Escudo de la población de Benifallim

Estado actual:

 La primitiva construcción de la torre se realizó por los mozárabes de la localidad siguiendo las técnicas de los conquistadores, realizando una primitiva torre exenta donde se empleó tapial árabe y mampostería  trabaja con mortero de cal y arena. De ello da fe las antiguas prospecciones realizadas en la base de la torre actual.

 Posteriormente, se elevó el templo primitivo, precursor del actual, añadiéndole una nave crucero en cuya construcción ya son bien patentes las influencias que derivaron de la nueva técnica constructiva que en arquitectura se ha denominado “arte mozárabe”.

 En el mismo, juega un importante papel la fábrica de ladrillo empleada desde entonces en las construcciones repartidas por toda la geografía hispana, allí donde los mozárabes tenían ese status especial que les otorgaron los árabes y de los que llegaron a formar parte de la fisinomía especial de algunas medinas.

 Sobre todo, la expansión del arte mozárabe ,( a veces denominado mudéjar), se produjo en el interior de la Península, casos como Toledo, Teruel, Zaragoza, etc., donde se  llevó a cabo  la construcción de bellísimos casos de esta nueva forma de construcción premedieval.

 Benifallim tiene el privilegio de ser una de las escasísimas, sino la única, de la provincia de tener una construcción inspirada en el arte mozárabe, de lo cual se puede sentir orgullosa. Su estado de conservación es muy bueno dado su actual cometido como torre-campanario de la Iglesia parroquial de la localidad.

Galería fotográfica:






















No hay comentarios:

Publicar un comentario