Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

martes, 1 de julio de 2014

Poblado Fortificado de Benimaquía (Denia, Alicante) CA-327


Localización:

 El Poblado Fortificado del Alt de Benimaquía se encuentra situado en las cercanías de la  localidad alicantina de Denia, capital de la comarca de la Marina Alta.


Localización en Google Maps

Vista aérea del poblado (Google Earth)


 Se sitúa en las estribaciones occidentales de la Sierra del Montgó, en una de las últimas lomas de la misma, y muy cerca de la pedanía de Benimaquía, de la que toma su nombre. Al norte de las urbanizaciones de dicho lugar, podemos ver la loma en cuestión y para la visita deberemos llegar a ellas desde Jávea tomando la carretera local que se dirige a la pedanía de Jesús Pobre por las estribaciones al sur del Montgó. Sin tomar el desvío a Jesús Pobre, seguimos y a unos cuatro kilómetros del este cruce y a mano derecha se encuentra la loma de El Alt de Benimaquía, frente al apeadero del FF.CC de vía estrecha que va a Denia. Arriba de la loma encontramos el poblado al que hay que acceder a pie.


Localización en el mapa topográfico
Historia:

 El Poblado de L´Alt de Benimaquía era un hábitat fortificado del periodo orientalizante, levantado a partir del siglo VI a.C. Las primeras excavaciones se efectuaron en los años 60, y en este primer sondeo fue determinada una antigüedad mayor ( finales siglo VII a.C), aunque el profesor Llobregat rebajó la misma, a raíz de estudios posteriores, a los últimos años del siglo V a.C ó a comienzos del siglo IV a.C. Posteriormente, un grupo de arqueólogos dirigió las últimas excavaciones efectuadas en el yacimiento hacia los años 1.989-1.992, que supuso un conocimiento más exacto de este poblado amurallado.

 Lo que ha quedado demostrado fehacientemente es que los materiales hallados demuestran una industria vinícola de gran importancia desde la época inicial de su construcción, dedicándose a la producción, elaboración y distribución de vino a toda la Contestanía, así como a la exportación a Cartago y Grecia.

 Las excavaciones de los años 90 dieron como fruto el más importante hallazgo de ánforas fenicias e iberas de casi todo el Mediterráneo. Los análisis realizados a todas ellas demostraron la existencia de tres series: una, de construcción local; otra, de ejemplares procedentes de Cartago, mezcladas con las del tipo ibero; la última, correspondería a ánforas griegas, seguramente traídas de Dianum ( la actual Denia) en su época de comercio con Grecia.

 Según los arqueólogos, la importancia de este complejo  radica en que su arquitectura rompe definitivamente con la tradición de construir hasta el Bronce Final, y apareciendo un periodo constructivo orientalizante que se extendió rápidamente a toda la Contestanía ibérica, como se puede observar en multitud de yacimientos de poblados amurallados.


Recreación del posible aspecto del poblado orientalizante de Benimaquía (Denia)

Recreación de las murallas de Benimaquia (Denia)




Escudo de la ciudad de Denia

Estado actual:

 El poblado amurallado del Alt de Benimaquía presenta las características típicas de la construcción ibera observada en otras construcciones similares, tales como el Poblado Amurallado de La Alcudia (Elche) ó el Poblado Amurallado de El Monastil (Elda), entre otros. Sin embargo, este poblado está declarado como una ciudad amurallada orientalizante, donde se estableció un importante asentamiento de los fenicios sobre el poblado indígena anterior, dedicado a la fabricación de vino, que exportaban a Oriente a través del puerto de Denia. Posteriormente, la fundación del oppidium netamente ibérico, dio continuidad a este complejo, una vez los fenicios abandonaron definitivamente el lugar.

 La muralla observable es inusualmente guarnecida, más que en otros poblados, tal vez debido a la importancia de sus productos almacenados, garantizando que no se produjeran saqueos. De ahí la importancia defensiva, no tanto de sus habitantes, sino más bien de lo que sustentaba su supervivencia.

 La muralla conservada mide unos 147 m. de largo, y delimita una ladera abancalada de una superficie aproximada de  media Hectárea. Consta de dos tramos dispuestos en ángulo recto al N. y al O. Hacia el lado S. el poblado cuenta con una defensa natural mediante una pendiente pronunciada, rocosa y abrupta. La anchura de la misma es variable, pero está comprendida entre los 1,25 m. y los 2 m.

 Seis torreones o bastiones cuadrangulares, repartidos a espacios bastante regulares, refuerzan la muralla del poblado. Las fotos aéreas parecen apuntar a la existencia de una séptima torre en el lienzo septentrional de la muralla.

 La altura estimada en el paramento externo alcanzaba probablemente los 3 m., o incluso 4m., mientras que el paramento interno apenas llegaría al metro de altura. Ambos paramentos están fabricados en mampostería “doméstica” aprovechando las diversas piedras calizas irregulares que ofrecia el cerro y sus alrededores.

 El paramento interno es vertical completamente, pero sin embargo el externo ofrece un perfil ligeramente ataludado, que sin duda se realizó para darle mayor consistencia a la muralla exterior, así como más estabilidad ante posibles derrumbes. Todas las torres se edificaron en planta cuadrangular irregular, ya que no siguieron patrón geométrico alguno en su construcción y alzado.

 Todos los restos internos actuales se articulan en base a una calle central ya sus lados los distintos departamentos, todos ellos fabricados con zócalos de piedra mediana y muros de adobe. Casi todos ellos han aportado abundante material arqueológico: cubetas y áreas de prensado; lagares para el vino; ánforas en cantidades extraordinarias, así como fíbulas, platos, jarras de diversos tamaños, etc. No abunda, sin embargo, el metal, a excepción de algunas piezas encontradas.

 Si estáis interesados en ampliar vuestros conocimientos, os recomendamos la visita a la página Web del Servicio Valenciano de Arqueología de la Consellería de Cultura. También es interesante un artículo escrito en los Cuadernos de Prehistoria y Arqueología: Capítulo 21 (año 2.000) titulado ESTUDIO PRELIMINAR DE LAS ÁNFORAS DEL ALT DE BENIMAQUÍA (DENIA, ALICANTE), cuyos autores son Nuria Álvarez, Josep Castelló y Carlos Gómez.

 Galería fotográfica:





















Vista aérea del poblado

No hay comentarios:

Publicar un comentario