Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

sábado, 27 de septiembre de 2014

Torre Árabe de Agost (Alicante) CA-356


Localización:

 La antigua Torre Árabe de Agost se encuentra localizada en la población homónima perteneciente a la comarca alicantina de L´Alacantí.

Localización en Google Maps

 Está adosada al castillo de la población y el acceso a ella, al igual que al castillo, está debidamente señalizado en la población, a la que se llega, bien desde San Vicente del Raspeig, o desde la carretera que parte hacia la misma desde el cruce de La Monfortina, en la Autovía Alicante-Madrid, a la altura de la salida hacia Novelda. En la actualidad, los restos de la antigua torre lo constituyen la edificaión de la llamada Ermita de San Pedro.


Localización en el mapa topográfico

Historia:

 El núcleo más antiguo de población de Agost se distribuyó en los alrededores de la loma del castillo y sus orígenes son indudablemente de época ibera. Ya en estos tiempos, sus pobladores desarrollaron una industria alfarera de importancia, a tenor de los restos arqueológicos encontrados y la feliz circunstancia de que la zona aledaña a la población ( El Terrers) aportaban  unas arcillas del Eoceno ideales para la manufactura alfarera, de lo cual Agost se enorgullece en la actualidad, pues en él existe un Museo de Alfarería digno de visitar.

 En los primeros albores de la dominación árabe de la zona, Agost perteneció al reino de Teodomiro, dependiendo por tanto del Reino de Tudmir, afincado en Orihuela. Agost, pues, tiene una ascendencia árabe que se remonta al siglo IX y X de nuestra era.

 El asentamiento árabe en su territorio dio lugar a la construcción de diversas fortificaciones militares para la salvaguarda de la alquería. En primer lugar, su castillo, cuyos escasos restos se adosan a la actual ermita, la cual se tiene la certeza de pertenecer al recinto de la fortaleza en forma de una primitiva torre, de la cual se supone pertenecería, o bien al alminar de la mezquita contigua al castillo, o integrada a la propia fortificación.

 Por otro lado, en su término se construyó un antiguo acueducto árabe, así como el Poblado Árabe del Castellar y el conocidísimo Castellet de la Murta. Todos ellos atestiguan el pasado árabe de la población.

 La conquista cristiana de los territorios adyacentes por Jaime I adjudicó el término de Agost al reino de castilla, bajo el reinado del monarca Fernando III y, posteriormente, bajo el reinado de Jaime II, este territorio pasaría a manos del reino de Valencia en el año 1.296.

 Es en esta época, ya bajo el dominio musulmán de la localidad, cuando fue reconstruido el castillo cristiano, que reforzaba la defensa de la población ante ataques enemigos. Así permaneció hasta la sublevación árabe y su nueva reconquista, en la que se convirtió de nuevo en fortaleza cristiana. A su alrededor existió una comunidad morisca que tuvo mucha relevancia como artesanos alfareros, tradición que seguía en alza cada vez más, y que perdura hasta nuestros días, debido a la excelente calidad de las arcillas existentes en el entorno de la ciudad.

 El castillo sufrió diversas visicitudes que fueron paulatinamente deteriorándolo. Las últimas referencias escritas datan de finales del siglo XVII, en que la población de Agost se segrega definitivamente del municipio de Alicante, pasando el castillo a ser posesión de los caballeros de Vallebreras, últimos propietarios del mismo, y que dejaron se fuera desmoronando sin hacer tipo alguno de obra para su reconstrucción.

 Como construcción coetánea del castillo se realizó la torre aljama de la mezquita árabe adosada al castillo, o bien, alguna torre que se incluyó en la construcción de la fortaleza. De estos extremos no se tiene seguridad cierta si fue uno u otro, pero lo que no cabe duda es que se trata de una primitiva construcción árabe de probablemente primeros del siglo XII.



Escudo de la población de Agost

Estado actual:

 Joseph Montesinos Pérez Martínez de Orumbella se refirió a la ermita en los siguientes términos: “ Inmediatamente después de que el rey Jaime I de Aragón  conquistara Agost, hecho acaecido probablemente en el año 1.261 ó el 1.265, estableció que el antiguo “oratorio musulmán”, con la autoridad Pontificia, fuera dedicado como templo de la cristiandad bajo la advocación de San Pedro Apóstol”. Ello ya da una idea bastante precisa del origen de la ermita, que probablemente se tratara de una mezquita con alminar adosada a la fortaleza de Agost.

 P. Madoz, posteriormente, abunda en ello refiriéndose a la ermita como “ un lugar de culto musulmán que fue transformada en iglesia cristiana por Jaime I tras la reconquista de Agost, bajo la advocación del patrón del pueblo”.

 La siguiente transformación que sufrió la primitiva ermita medieval fue debida a la familia Borgoña, señores de Agost, quienes entre 1.321 y 1.485 habitaron el lugar, siendo muy devotos de San Pedro Apóstol. Bajo su señorío realizaron importantes obras de reconstrucción de la primitiva edificación árabe.

 La ARHMA ( Asociación para la recuperación Histórico-Monumental de Agost) sostiene que la principal rehabilitación se realizó en torno al año 1.400, siendo entonces la principal ermita hasta la inauguración de la Iglesia Parroquial de Santa Ana.

 Posteriormente, el inmueble fue reformado en tres ocasiones, en los años 1.732, 1.827 y 1.888, pasando posteriormente al abandono y olvido por los habitantes de Agost, con el consiguiente deterioro que se produjo en la edificación.

 En Julio de 2.010, y gracias a la aportación de la Diputación de Alicante, se efectuó la rehabilitación de la fachada y el techo, que se encontraba totalmente hundido. Asimismo se reconstruyó su cúpula y se fabricó un muro trasero para cerrar el perímetro de la ermita.

 En la actualidad, y tras estas intervenciones, se encuentra en un aceptable estado de conservación, donde en su interior se venera la imagen de San Pedro Apóstol.

Galería fotográfica:















No hay comentarios:

Publicar un comentario