Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

lunes, 22 de septiembre de 2014

Torre Árabe de Benilloba (Alicante) CA-352


Localización:

La Torre Árabe de Benilloba se encuentra localizada en la localidad de Benilloba, perteneciente a la comarca alicantina de El Comtat.

Localización en Google Maps

 Su exacta situación es la llamada Plaza del Castell de esta localidad alicantina, por lo que llegar hasta ella no supone ningún problema, puesto que cualquier habitante de la misma nos va a indicar su situación exacta. Podemos decir que se encuentra frente a la Casa de los Marqueses de Revillagigedo (Ver la entrada a nuestro Blog con referencia CA-205), pues ésta se ubica en la calle Gaietá, 11, que la calle a donde desemboca la citada plaza. En la actualidad de corresponde con la torre-campanario de la iglesia parroquial de Benilloba, dedicada a la Natividad de Nuestra Señora.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 Benilloba fue una antigua alquería musulmana, probablemente construida en los albores del siglo XII. En ella se erigió una mezquita con torre alminar. Su nombre proviene de los vocablos árabes “beni” ( hijos de) y “lloba” ( la loba), es decir, su significado sería “hijos de la loba”, similar al nombre de Benillup, que en este caso significa “hijos del lobo”.Las primeras noticias escritas sobre esta alquería datan del año 1.316.

 Sus habitantes detuvieron el avance por esas tierras de los ejércitos de Pedro I El Cruel, rey castellano que comenzó la reconquista de estos territorios.

 Tras su reconquista por las tropas del rey, pasó a pertenecer en 1.317 a D. Bernardo de Cruïlles. Las tropas castellanas del infante Fernando intentaron tomarla en 1.357, siendo sus tropas repelidas por sus habitantes, los cuales se hicieron fuertes en el antiguo recinto amurallado que, junto a la antigua torre de la mezquita, hoy desaparecida, defendían la villa de Benilloba.

Esta fortificación constituía el primitivo castillo, construido tras la reconquista de la población, y su torre-homenaje desaparecida se construyó sobre las ruinas de la torre-minarete primigenia de la mezquita de la alquería de Benilloba.

 En 1.528 fue nombrado el franciscano Fray Bartolomé de los Ángeles para evangelizar la zona y convertir a los mudéjares de Benilloba al cristianismo. En el año 1.530 fue bendecida la antigua mezquita y convertida en iglesia cristiana bajo la advocación de San Joaquín, patrón de la localidad.
 Hasta el primer tercio del siglo XVI perteneció a la parroquia de Penáguila, población muy cercana, estando habitada por un número importante de moriscos, unas 330 familias, tal como está documentado y que, a raíz de la expulsión de los mismos, acaecida en el año 1.609, un gran número de familias abandonaron la población, internándose en otras poblaciones que resistieron hasta el final.

 A principios del siglo XVII sus propietarios eran los Condes de Aranda, hasta que a mediados del siglo XVIII , en 1.757, pasó a pertenecer al Conde de Revilla-Gigedo, cuyo palacio aún se conserva en la actualidad como hemos comentado.


Escudo de la población de Benilloba

 Estado actual:

 La construcción que ha llegado hasta nuestros días es el campanario-torre de la iglesia parroquial, correspondiente a la torre-minarete de la mezquita de la alquería de Benilloba.

  Debió tratarse de un conjunto de edificios fortificados que se extendían hasta la actual denominada Plaza del Castell, y de los que se encuentran algunos vestigios en sus alrededores, algunos muy modificados, entre los que destacan la puerta principal de la  Casa Fuerte señorial de los Condes de Revilla-Gigedo, enmarcada en sillares y aparejos de ladrillo de tipología islámica, así como el propio castillo y torre medieval, que ejerció el control de defensa de la localidad.

 Así pues, los orígenes de esta construcción fueron musulmanes, aunque no es menos cierto que tras su conversión a edificación cristiana debió desvirtuarse mucho su original aspecto.

 En el siglo XVI dio comienzo la construcción del nuevo templo parroquial actual, y fue levantada la torre medieval para su uso como campanario, al mismo tiempo que se construía la nave principal de la iglesia.

 Sufrió importantes modificaciones durante dos siglos, hasta que fue totalmente acabada en el siglo XVIII respetando los cánones neoclásicos.

 Consta de 3 plantas separadas por dinteles neoclásicos, y levantada sobre un plinto de estabilidad de 1 metro aproximadamente de altura. Su fábrica es de sillarejo con refuerzos en sus esquinas. La última altura tiene los vanos que alojan las campanas y rematada por una balaustrada metálica.

Galería fotográfica:




















No hay comentarios:

Publicar un comentario