Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

sábado, 21 de diciembre de 2013

Castillo de Perputxent (Lorcha, Alicante) CA-012


Localización:

 El Castillo de Perputxent, mal llamado Castillo de Lorcha, se encuentra situado en las cercanías de la ciudad de Lorcha, en la comarca alicantina de El Comtat, al norte de la provincia, en la margen izquierda del río Serpis.

Localización en Google Maps

 Se encuentra aproximadamente a un kilómetro de la población, en la zona más agreste del municipio, y en las cercanías de la antigua estación de ferrocarril de vía estrecha. Nuestro vehículo podemos dejarlo aquí, ya que para la visita al castillo habremos de subir hasta el montículo donde se ubica a pie. Sólo es accesible por su ladera del mediodía, ya que la septentrional es un cortado vertical inaccesible.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 Los orígenes de la población de Lorcha son muy remotos e incluso algunos investigadores han querido ver en ella una antigua ciudad romana. Sin embargo, este extremo no ha podido ser corroborado en las actuaciones arqueológicas efectuadas en la zona.

 El nombre de Lorcha, es la castellanización de su verdadero nombre, L´Orxa, que aparece tras la reconquista cristiana de estas tierras, en el que el monarca Jaime I el Conquistador dona los restos del Hisn islámico de Perputxent,  conocido como Burbudjan en el siglo XII,  a D. Gil Garcés de Azagra en el año 1.260, siendo cedido posteriormente a D. Arnaldo de Romani.

 Las revueltas protagonizadas por  Al-Azraq dieron como fruto la toma del castillo islámico y fue casi arrasado en su totalidad. Posteriormente, se recuperó de nuevo para la corona de Aragón, cuando Al-Azraq, mediante el pacto del Pouet, cedió la fortaleza, junto a otras siete, al monarca aragonés.

 Posteriormente pasó a formar parte de los territorios de la Orden de Montesa en 1.319, y bajo este dominio el antiguo castillo islámico se transformó en el actual, dotándolo de área palatina, propia de las necesidades feudales o señoriales. Es en este tiempo cuando se puede hablar con exactitud del actual castillo de Lorcha, pues fueron los titulares de las órdenes religioso-militares quienes los reconstruyen por completo a partir de la antigua fortaleza islámica.

 A lo largo del siglo XV el castillo fue abandonándose paulatinamente, y sus habitantes se instalaron en el llano, con lo que la degradación de la fortaleza fue inevitable.

 El castillo es sin duda alguna de los más bellos de la Comunidad Valenciana, a pesar del estado de abandono y deterioro general que presenta. A ello contribuye tanto su evocadora silueta como su ubicación en un paraje hermoso y agreste.




Escudo de la población de Lorcha

 Estado actual:

Plano general del Castillo de Perputxent

  En realidad se trata de dos castillos ubicados en el mismo emplazamiento: el original islámico y el que resultó de las transformaciones palaciegas feudales.

 Su planta es poligonal y fortificada por las zonas más débiles. Presenta doble recinto fortificado, cuyo antemural o barrera es de paño corrido de poniente a oriente, con una abertura en ángulo con almenas en su eje central a mediodía.

 Todo él es de tapial sobre mampostería en su base. Trasvasado el antemural, llegamos a una estrecha liza que circunda el recinto superior, compuesto por una muralla con la misma disposición que la anterior, con cinco cubos en saliente y el conjunto realizado con la misma fábrica y técnica que el antemural.

 El acceso al interior se realiza por una abertura en la parte central de la fortificación, pero en origen seguramente se ubicaría en el flanco de poniente, dispuesto en rampa con ingreso en ángulo defendido por la gran torre mayor de poniente.

 Ya en el interior, se distinguen dos partes: el área oriental, compuesta por un espacio amurallado abierto, antiguo albacar, en cuyo extremo se emplaza el aljibe en su parte inferior, junto al lienzo de levante, y la occidental, compuesta por el área palatina.

 El palacio era de planta ligeramente triangular con tres torres cuadradas, cada una de tres pisos, las cuales albergarían las estancias del castillo feudal, hoy derruidas, y dispuestas en un cuerpo constructivo de planta rectangular adosada al ángulo SE del edificio y de varias crujías, con aberturas, en su primer piso a la fachada de mediodía.

 Se accedía a esta nave por su fachada de poniente, la cual daba al patio central del castillo, en donde se halla un gran aljibe, cubierto con bóveda de medio cañón. La gran torre occidental es de tres plantas, rematada en almenas con ventanas en la parte superior y acceso a la línea de adarve. En su base se conserva la cubierta en bóveda de medio cañón de lo que sería el primitivo aljibe islámico de la misma.

 La mayor parte del castillo está realizado en tapial sobre mampostería, aunque también hay partes de mampostería de tapial y refuerzos de sillería encadenada en los ángulos de la zona palatina. Como defensas presenta almenas y restos de matacanes, o de una corsera en el frente oriental del área palatina, aunque es destacable la ausencia de troneras u otras defensas relacionadas con la utilización de la pólvora.

  Hoy, el castillo de Perputxent está necesitado de una seria investigación arqueológica y una restauración de emergencia para no perder los pocos restos que de él quedan en pie.

Galería fotográfica:























2 comentarios:

  1. Buenos días Ximo, me gustaría contactar contigo, mi correo es jorgepllorens@gmail.com . Gracias

    ResponderEliminar
  2. Hola, he vistado el castillo y puedo dar fe de qué se está restaurando y reutilizando los materiales existentes. Es una joya arquitectónica y enclavado en un lugar majestuoso y encantador, cosmotelucamente privilegiado. Es una historia viva y con mucho por vivir.

    ResponderEliminar