Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

sábado, 14 de diciembre de 2013

Castillo de San José (Guadalest, Alicante) CA-078


Localización:

 El Castillo de San José, también llamado Castillo de la Alcozaiba, pertenece al conjunto de las fortificaciones situadas en la bella ciudad de Guadalest, en la comarca alicantina de la Marina Baixa. Al mismo conjunto pertenecen las fortificaciones del Castillo del Rey, la Torre del Peñón de Alcalá y las Murallas antiguas de la población.

Localización en Google Maps

 Para llegar a Guadalest hay que tomar la carretera que nos lleva hasta la población, que parte de la ciudad de Polop de la Marina, en dirección a Beniardá y al Pantano de Guadalest. Una vez en la población, el conjunto monumental está a la  vista de nuestros ojos.

Localización en el mapa topográfico

Vista panorámica de Guadalest

Guadalest, la joya de Alicante

Historia:

 La historia de Guadalest es, en gran medida, la historia de sus diversas fortificaciones. La población es de origen islámico y en fecha temprana de su dominación se tienen noticias de sus castillos y murallas, tenidos por valiosos en aquella época.

 Dentro del conjunto se distinguen dos zonas bien diferenciadas y separadas ambas por la blanquecina torre de la ermita que en la población existe. A su izquierda se sitúa el Castillo de San José, mientras que a la derecha, por un pasadizo entre las rocas del peñón que los separa, se encuentra el Castillo del Rey. Toda la población quedaba entre el recinto que formaban ambas fortificaciones, que se protegía merced a la Muralla que rodeaba el mismo. Caso aparte es el de la Torre del Peñón de Alcalá, que se supone era una torre vigía de ambas fortificaciones, situada arriba del Embalse de Guadalest, en la cercanía de ellas.

 El origen del asentamiento de los musulmanes en Guadalest se sitúa en los albores del siglo XI, aunque los restos de las fortificaciones conservadas pertenecen ya al siglo XII, reformados intensamente a finales del siglo XV y principios del XVI.

 La población sería conquistada por las tropas de Jaime I y seguidamente sería concedida a Vidal de Sarriá, cuya titularidad del señorío lo ostentó durante largo tiempo él mismo y sus descendientes. A mediados del siglo XVI, el monarca Carlos I, distinguiría  con el título de marqués a Sancho Folç de Cardona y Ruíz de Lihory, cabeza de la familia Orduña, que mantuvo, tanto él como sus descendientes, una permanente vinculación con las fortificaciones, bien como alcaides, gobernadores o justicias.

 El conjunto monumental ejerció su territorialidad sobre otros núcleos de población cercanos, hasta que la expulsión de los moriscos en 1.609 dejaron la zona casi despoblada.

 En el año 1.644 fue sacudida la localidad por un terremoto, tras el cual se vieron severamente afectadas las estructuras de los castillos y  las numerosas viviendas de la población, de tal forma que no volvería a recuperarse tras el seísmo.

 En el año 1.708, en la Guerra de Sucesión, las fortalezas fueron voladas por un bombardeo artillero, sobre todo en  la parte de poniente, y ya en el año 1.848 quedó todo el conjunto inutilizado militarmente.

 Hasta el año 1.993 el conjunto monumental de Guadalest perteneció a los descendientes del marquesado de Guadalest, los cuales vendieron sus derechos a la población, actual propietaria de dicho conjunto.




Escudo de la población de Guadalest

Estado actual:

 El Castillo de San José se levanta en la zona Norte del conjunto monumental. La fortificación de muros-cortinas posee dos partes diferenciadas: la NNO, formada por un gran recinto amurallado, seguramente el antiguo albacar árabe, que asciende hacia la cumbre rocosa, formado por torres de tapial de planta rectangular de época islámica, reforzadas por un anillo de baluartes circulares de mampostería con moldura en toro, característicos del siglo XVI.

 En el extremo opuesto, sobre el espolón de mediodía, se conserva un reducido recinto, dominado por una gran torre exenta de planta cuadrada, realizada en tapial y rematada con almenas. 

 En el interior de este recinto, en su ladera norte, se levanta la ciudad encerrada en un espacio fortificado, acoplada a la orografía del terreno, conservando su fábrica de tapial, sobre mampostería y rematado en almenas.

 En el centro de la fortificación se levanta aislado lo que se conoce como el aljibe, pero que en realidad son los restos de una torre exenta en fábrica de tapial, de la que se conserva una sola planta, y cuyo interior alberga dos naves en paralelo con cubiertas de bóveda de medio cañón, y que en conjunto responde a una gran torre de época islámica, posiblemente de fines del siglo XII o principios del XIII, conectada visualmente con la torre de Benimantell.

Galería fotográfica:





















No hay comentarios:

Publicar un comentario