Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

domingo, 15 de diciembre de 2013

Muralla Urbana de Orihuela (Alicante) CA-148


Localización:

 La Muralla Urbana de Orihuela se halla situada en el casco antiguo de esta población, capital de la comarca alicantina del Baix Segura.  Parten del Colegio de Santo Domingo, a los pies de los restos de la fortaleza de Orihuela y se internan hacia la ciudad, quedando sus restos amalgamados entre otras construcciones medievales de la misma.

Localización en Google Maps

 Es muy fácil reconocer los distintos elementos que conforman este trazado de la muralla, puesto que se extiende por diversos lugares de dicho casco antiguo de la ciudad, normalmente adosados los lienzos de la misma, que aún perduran, en algunos de los conjuntos monumentales de la ciudad, como la Catedral, el Palacio de Rubalcaba, la Casa Palacio del Barón de Linde o la iglesia gótica de Santiago Apostol.
 Un paseo por dicho casco antiguo nos hará disfrutar de  algunas partes de los restos que quedan de lo que fue la ciudad medieval de Orihuela.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 Según al-Himyari, escritor árabe del siglo XIX, se trata de una ciudad que data de los tiempos remotos, habiendo sido capital de los ayam (bárbaros), siendo sede de uno de sus reinos. También fue la capital  del rey visigodo Teodomiro, a cuya sede, cuando encabezaba el condado de Oróspeda de Teodomiro, fue éste a refugiarse a la llegada de los árabes a España.

 El nombre de Orihuela viene del latín “ Aurariola ”, cuyo significado es “la que es de oro”. También hace constar que perteneció a la kura de Tudmir. Etimológicamente, la ciudad toma el nombre del vocablo árabe “ al- Uriyuli ” con que se conoció en la época musulmana.

 En estas tierras oriolanas se produjo el hecho diferenciador de que, estando casi toda la península bajo dominio árabe, el territorio de Tudmir se mantuvo con cierto grado de autonomía, bajo vasallaje con los musulmanes, hasta bien entrado el siglo IX. La fortaleza fue construida con fábrica almohade por lo que es seguro su origen musulmán, aunque anteriormente hay constancia de que tropas normandas tomaron la fortaleza de Orihuela, por lo que pudo haber sido construida en sus orígenes antes de la invasión árabe de la zona.

 Iniciada la presión cristiana de la reconquista y, merced a los pactos entre los monarcas de Castilla y Aragón, Orihuela , por aquel entonces capital de una cora musulmana del reino de Murcia, fue asignada a la zona de expansión castellana. De esta forma, el infante Alfonso, hijo del rey Fernando III de Castilla, conquistaría la población y su castillo en julio de 1.242.

Posteriormente, y al igual que ocurriría en otros territorios del sur de Alicante, los musulmanes volverían a dominar la fortaleza, con lo que el rey Alfonso X el Sabio requirió la ayuda del monarca aragonés  Jaime I  para su recuperación. De esta forma, la fortaleza sería reconquistada definitivamente para Castilla en el año 1.266. A partir de 1.304, Orihuela y su castillo serían incorporados al Reino de Valencia.

 En la Guerra de los Dos Pedros, Pedro I el Cruel atacó el castillo en 1.364.Las tropas aragonesas resistieron hasta la llegada de refuerzos y finalmente el ejército castellano tuvo que retirarse sin conseguir su objetivo. No obstante, dos años después sitiarían la ciudad y se apoderarían de ella, continuando la guerra. Muerto el rey castellano y ocupando su puesto Enrique de Trastamara, se firmaría la paz, pero hasta 1.375 no volvería Orihuela a incorporarse al Reino de Valencia.

 La plaza de Orihuela intervendría en la Guerra de las Germanías, siendo conquistada por el general Vélez, que derrotó a los agermanados procedentes de Orihuela en el año 1.520.

 En la Guerra de Sucesión sería nombrado gobernador de la plaza el marqués de Rafal, que en principio se declararon partidarios de Felipe V, pero ante la falta de apoyo por parte de éste y la próxima llegada de las tropas del archiduque Carlos, acabarían por apoyar la causa austríaca.

 En la Guerra de la Independencia, la ciudad fue ocupada por las tropas napoleónicas sin que presentase fuerte resistencia. En el año 1.829 el terremoto que asoló la región afectó la mayor parte de sus edificios y del castillo.



Escudo de la ciudad de Orihuela

 Estado actual:


 Las murallas de Orihuela constituían una construcción defensiva de origen greco-cartaginense, que se construyó aprovechando las defensas naturales con las que contaba la ciudad (el río Segura y el monte trasero de San Miguel).

 Las murallas circundaban la ciudad y poseían dos cinturones: uno externo, que protegía a la ciudad, y otro interno, que protegía al castillo y la alcazaba de Orihuela, llamada esta última la Muralla del Castillo. Dicha construcción se encontraba alrededor del castillo diseminada por el monte San Miguel, formando un anillo defensivo interno.

 Las murallas de la ciudad fueron, durante siglos, una de las defensas de la misma, además de los elementos geográficos citados. Fueron construidas originariamente en época visigoda; reconstruidas en época almohade, y reformadas en el siglo XIV tras la guerra con Castilla, así como en el siglo XVI por mandato del rey Felipe II.

 La ciudad, pese a haber sido fundada por los griegos, no fue plaza defensiva hasta que Amilcar Barca pasó por ella y estableció un fuerte de defensa de retaguardia, aprovechando la altitud del monte San Miguel, que otorgaba una visión casi completa del valle del río Segura.

 Las actuales murallas fueron construidas, como hemos dicho, en época visigoda, y tras la invasión musulmana, los almohades complementaron su construcción. Tras la toma de Orihuela, los cristianos emprendieron su reconstrucción, a expensas de Pedro IV el Ceremonioso, tras el asedio de doce años de la ciudad en la Guerra de los Dos Pedros, ordenando su reforma y la reconstrucción de sus torres, seriamente dañadas durante la citada guerra, dándoles mayor altura.

 Del mismo modo, Felipe II ordenó la reconstrucción de toda la muralla a fin de otorgar una mayor eficacia defensiva a la ciudad, a costa de la Hacienda Real. Fue en el siglo XVIII cuando la ciudad se convirtió en la segunda más importante del reino valenciano, sólo superada por la propia Valencia, llegando a ser capital del reino valenciano durante un breve periodo de tiempo, bajo el mandato del rey Felipe V de Borbón, vencedor de la Guerra de Sucesión española, y hubiera seguido así a no ser porque le hiciera cambiar de opinión el virrey de Valencia , el Cardenal Belluga.


 El rey Felipe V, de la mano de Belluga, mandó destruir las murallas de Orihuela con el fin de dejar a la ciudad indefensa, como castigo de no haber apoyado su causa y haberse puesto a favor del archiduque Carlos de Austria, futuro emperador Carlos VI de Austria.

En la actualidad se encuentran grandes tramos de su amurallamiento original  y especialmente en aquellas partes que daban entrada a la ciudadela medieval de Orihuela.

 La muralla constaba de numerosas torres y puertas de entrada, y se tiene constancia documental de cual era ya su trazado exacto en el siglo XIII.

 Se pueden apreciar, dispersos por la parte antigua, en sus barrios y arrabales, distintos lienzos de los restos de la muralla, e incluso alguna de sus puertas originales que han llegado hasta nuestros días.

 En la parte más próxima al río Segura, se aprecian tramos mayores de la misma, y algunos restos de las torres que defendían el acceso a la ciudadela desde el mismo.

 De las torres de la muralla de Orihuela que todavía quedan restos queremos nombrar las dos más importantes que han llegado a nuestros días:

La Torre de Casinello    CA-268











 Esta torre está adosada a la entrada del Hotel Tudmir de la localidad,

y

La  Torre Embergoñés   CA-254







Galería fotográfica:












Casa del Barón de Linde

Iglesia gótica de Santiago













No hay comentarios:

Publicar un comentario