Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

viernes, 20 de diciembre de 2013

Castillo de Planes (Alicante) CA-172



Localización:

El Castillo de Planes se encuentra situado en lo alto de un pequeño cerrito dominando  la misma población de Planes, situada en la comarca de El Comtat.


Localización en Google Maps

Vista del Castillo de Planes en Google

 No tenemos problema alguno para ubicarnos en él, ya que por su situación privilegiada en la población sólo debemos acercarnos a la parte alta de la población donde se encuentra la calle de acceso a la fortaleza.


Localización en el mapa topográfico

Historia:

 La historia de Planes y su castillo viene íntimamente ligada también con la Torre de la Almudaina, en la vecina población de este nombre, pues ambos forman una perfecta unidad histórica y arquitectónica.

 El origen de las poblaciones de Planes y Almudaina se enmarca en el periodo de dominación musulmana. Fueron conquistadas por las tropas de Jaime I el Conquistador alrededor de 1.244. Sus primeros propietarios, a los que se les entregó las villas, el castillo y la torre por parte del propio monarca aragonés, fue la familia Garcés.

 En el año 1.260, y ante la importancia estratégica del castillo de Planes, el rey decidió cambiar la propiedad a los Garcés por Perputxent, su castillo y alquería, en lo que hoy es la población de Lorcha, situada también en la comarca de El Comtat. A continuación, Jaime I  lo cedería a Doña Teresa Gil de Vidaura.

 Esta zona se encontraba en la que más se vio afectada por las revueltas moriscas acaudilladas por Al-Azraq. Cuando consiguió dominar la sublevación, doña teresa Gil, D. Jaime de Xérica y su esposa, otorgaron carta puebla en el año 1.278, sustituyendo parte de la población morisca por cristianos, dándole la gobernación de las plazas a Arnaldo de Sernolis y a Ramón de Purjasons, quienes con otros ciento treinta habitantes, constituyeron la definitiva población, dependiente del condado de Cocentaina.

 En el año de 1.425 alcanzó la categoría de baronía, segregándose entonces de la ciudad de Cocentaina, de la que dependía hasta ese momento.

 En el año 1.609 obtendría el título de villa por la ayuda prestada al monarca tras las luchas ocurridas para la expulsión de los moriscos.




Escudo de la población de Planes

Estado actual:

Plano del Castillo de Planes

 Se trata de una fortificación de planta poligonal alargada con una superficie interna de 2.887 metros cuadrados. La mayor parte conservada de este recinto pertenece a un poblado fortificado de origen almohade - finales del siglo XII y primera mitad del siglo XIII – construido con fábrica de tapial calicastrado de cal, arenas, gravas y mampuestos, con tapiadas de 0,90 metros de altura, 1,20 metros de longitud y 1,30 metros de anchura, construidas mediante la ayuda de un encofrado de 5 planchas de madera de 0,18 metros cada una.

 Se conservan ocho torres de planta rectangular en saliente, situadas mayoritariamente en el frente sur del recinto. Al norte y al oeste, el recinto ha sido modificado en época cristiana y moderna, sumándole una torre de tapial en el relleno y sillería encadenada en las esquinas y un lienzo de mampostería irregular trabado en mortero de cal, reforzado con dos borjes semicirculares que actúan como contrafuertes. Las razones de esta modificación hay que buscarlas en la adaptación como residencia feudal y a la posible destrucción causada por un terremoto producido entre los años 1.620 y 1.645.

 La fortificación dispone de un antemural, con una liza situada entre los 2-3 metros de la fortificación, construido con la misma fábrica de tapial que el frente sur y este del recinto y que presenta varias lanceras de sección oblicua con 10 centímetros de diámetro. La excelente conservación del alzado de la fortificación ha permitido documentar hasta el adarve, formado por un pasillo que discurre sobre la parte interior de la muralla con una anchura de 0,80 metros. Exteriormente, dispone de un parapeto de 0,92 metros de altura y 0,50 metros de anchura, que sirve de asiento para un almenado de 0,83 metros de alto por 0,50 metros de ancho con una separación de 0,25 metros entre ellas, lo que permite establecer una altura total de protección cercana a los 1,75 metros.

 En cuanto a las torres en saliente, se documentan 8, situadas en el frente sur y este del recinto, siendo macizas en su cimentación y parte de su desarrollo hasta que se establece las estancias interiores de las torres, cubiertas con un forjado de madera plano apoyado sobre viguetas de madera, con estrechas aspilleras y alargadas en altura, disponiéndose, al menos, una ventana para cara de la torre para mejorar la protección y visibilidad del recinto.

 El sistema de ingreso es, quizás, uno de los elementos más destacados de esta fortificación y que demuestra lo complejo y sólido que era el sistema defensivo del castillo en época almohade, que realmente debe comenzar en el frente norte, a través de varios lienzos que acondicionan y dirigen el camino de ascenso hasta recorrer la liza desde el frente este atravesando todas las torres en saliente y desembocar al suroeste en el auténtico sistema de ingreso en recodo, generando un corredor que atraviesa dos torres a través de cuatro arcos de medio punto construidos en sillería, encontrándose en ésta última el recodo que permite desembocar en un acceso, dotado de tablacho tapiador.

 Ambas torres, se encuentran unidas por un lienzo de tapial del que se conservan las dos plantas dotadas de una cubierta adintelada, tal y como demuestra la existencia de ménsulas de mampostería sobresaliendo a 4,06 metros del suelo, de tal forma que en la parte superior existiría una gran estancia sobre el corredor con el objetivo de batir la liza sur del castillo. Aún se pueden ver los restos de este forjado de troncos de madera y una cama de compresión realizada mediante lajas de piedra aglutinadas con mortero de cal. El acceso a esta primera planta se realizaría por los vanos dispuestos en el interior del castillo.

 En el interior, las excavaciones realizadas en el año 1.995 en vistas de poner en valor el edificio, reveló la existencia de una trama urbana, dotada de, al menos, cuatro viales paralelos con espacios domésticos, fechada en época almohade y que fue colmatada con la llegada de la conquista feudal (Menéndez Fueyo, 1995). Además, en el interior de la fortaleza se conservan dos aljibes. Uno de ellos, adosado a la cara interna del frente este de la muralla, tiene unas dimensiones más que considerables, con 10,85 metros x 3,00 metros y una profundidad de 3 metros. Poseía una bóveda de cañón nervada que le confería la protección y cobertera, y ahora está prácticamente perdida, conservando la forma abovedada en los laterales y las nervaduras de refuerzo de la zona central. El otro aljibe es de menor entidad, con unas dimensiones de 8 metros x 2,50 metros y unos 1,50 metros de profundidad máxima, con una bóveda rebajada, ejecutada con un encofrado de cañizo atado con cordeles de esparto, ya que todavía se conserva la forma que dejaron estos elementos.

 Después de la conquista cristiana, fue entregado el 4 de abril de 1.259 a al-Mudino, uno de los representantes de la mayoritaria población musulmana de la zona, que actuó como alcaide hasta que Jaime I entregó Planes entre los años 1.260 y 1.263 a Doña Teresa Gil de Vidaure y al hijo de ambos, Don Jaime de Xérica, en el año 1.272. Sin embargo, la revuelta mudéjar bajo el liderazgo del caudillo árabe Al- Azraq, truncó las expectativas reales hasta que fue repuesto el control señorial del territorio el 10 de junio de 1.278. En el año 1.296, el castillo de Planes se entrega por el casamiento de Doña Beatríz de Lauria y Lanza con Don Jaime II de Xérica, lo que significó la total vinculación de la Baronía de Planes al Señorío de Cocentaina.

 En el año 1.992, el Ayuntamiento de Planes lo adquiere con vistas a su puesta en valor, iniciándose un proyecto de actuaciones previas en el año 1.995 financiado por la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana, seguido de una fase de consolidación de emergencia emprendida en el verano de 1.999, promovida por el Ayuntamiento de Planes y financiada por el Ministerio de Fomento.

Vista aérea del Castillo de Planes

Galería fotográfica:




























3 comentarios: