Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

domingo, 27 de abril de 2014

Castillo de Laguart (Vall de Laguart, Alicante) CA-083



Localización:
 El Castillo de Laguart, también conocido como Torre de la Casota, está situado en la Vall de Laguart, conjunto de pequeños núcleos de población de este valle, que forman un solo municipio y cuya localidad más importante es Benimaurell, en la comarca alicantina de la Marina Alta.

Localización en Google Maps

 Los restos del castillo se encuentran en una zona cercana a Campell, uno de los núcleos urbanos del valle, en la loma denominada El Tossalet, y que los habitantes bien conocen, por lo que solo es preciso preguntar por ellos para saber su ubicación exacta.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 La historia de la Vall de Laguart comienza en el siglo XIII bajo el gobierno del legendario caudillo árabe Al-Azraq que se levantó en armas contra los ataques de la corina de Aragón, sublevación que supuso un gran obstáculo para las conquistas del rey Jaime I.

 Al llegar las tropas del rey Jaime a las puertas de sus dominios, Al-Azraq firmó un tratado por el que se acordó una tregua de tres años y el vasallaje al rey aragonés.

 En otoño del año 1.247, Al-Azraq rompió dicha tregua porque las tropas cristianas presionaban los territorios de su señorío, pero a su alzamiento siguieron diez años de exilio. En 1.276 encabezó de nuevo una gran rebelión.

 A finales de abril de 1.247, Al-Azraq, al frente de un numeroso ejército, sitió la ciudad de Alcoy, cuyas defensas habían sido reforzadas por un grupo de caballeros del rey Jaime. La ciudad se encomendó a San Jorge, y en la batalla el caudillo árabe resultó muerto, provocando la huida de sus seguidores. En julio del mismo año muere también el rey Jaime I, y su hijo Don Alfonso acabará definitivamente con la rebelión entre los años 1.277 y 1.279.

 Después de la pacificación de las montañas de la Marina Alta, ésta fue repartida entre los señores y guerreros catalanes que acompañaron al rey Jaime I, quedando al margen del reparto los aragoneses, salvo pequeñas excepciones. Pasados unos años y debido a la persecución de que eran objeto por parte de la iglesia, los moriscos más rebeldes levantaron los ánimos a otros más dóciles y profanaron la parroquia de Santa Ana.

 La Vall de Laguart fue el último reducto de la sublevación morisca y en noviembre de 1.609, ante su debilidad, se rindieron definitivamente y fueron expulsados al norte de África, tras el decreto de expulsión del rey Felipe III. En junio de 1.611 Vall de Laguart fue repoblado por familias de agricultores procedentes de Mallorca.



Escudo de La Vall de Laguart

Estado actual:

 Los restos de la antigua fortaleza de la Vall de Laguart quedan reducidos a la torre que debió ser la pieza importante de ella, o bien, una torre exenta dedicada a las labores de vigía de la zona, y que se encuentra en estado ruinoso.

 En ella se observa su fábrica de tapial árabe y mampostería irregular que fue utilizada para su construcción. Es de planta rectangular y se encuentra totalmente desmochada. Sus dimensiones son de 10 x 7 metros, y algo más de 3,5 metros de altura, siendo los tapiales de aproximadamente 1,20 metros de espesor.

 Se considera que su mal estado de conservación es debido, sobre todo, a que los moriscos, tras su expulsión, la arrasaron casi en su totalidad.

Galería fotográfica:







1 comentario:

  1. Me ha resultado atractivo, didáctico y curioso. Muchas gracias por la aportación.

    ResponderEliminar