Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

viernes, 18 de abril de 2014

Torre Árabe de Benillup ( Alicante) CA-274




Localización:

 Los restos de la Torre Árabe de Benillup se encuentran situados en la población del mismo nombre, en la comarca alicantina de El Comtat.

Localización en Google Maps

 Para llegar a ellos, basta con acercarnos a la iglesia parroquial de la localidad, en honor a Nuestra Señora del Rosario, y situada en el centro urbano de la misma, ya que su torre-campanario se corresponde con la antigua torre árabe.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 La población de Benillup es de origen musulmán, fundada por los almohades tras la toma de estas tierras del Valle de Travadell, en las estribaciones de la Sierra de la Almudaina. Su nombre proviene del vocablo árabe “ beni” y del romance “llop” (lobo), por lo que su significado viene a ser “ hijos del lobo”, tal vez por haberse dado la circunstancia de que en las inmediaciones de la alquería abundaran entonces estos cánidos.

 Tras la fundación de una pequeña fortaleza o castillo en las inmediaciones de la alquería, conocido como Castillo de Billeneta, (ver la entrada correspondiente en este Blog), y del cual apenas quedan restos ya que fue literalmente arrasado en la conquista cristiana por Jaime I, se construyó además una torre de defensa y vigía en la propia alquería de Benillup, dependiente con toda seguridad del castillo, posiblemente torre exenta.

Tras la toma de la población por el rey aragonés en 1.241, Benillup fue repoblada con cristianos viejos procedentes de Mallorca, principalmente. Con toda seguridad los restos  de la torre árabe se emplearían en la construcción del templo cristiano, hecho acaecido a principios del siglo XVI.

 Hasta ese momento, la población de Benillup se acercaba casi a los 160 habitantes, repartidos en unas 37 familias, la mayor parte de ellos moriscos, pues no se les expulsó tras la toma cristiana de la población. En esta época, Benillup perteneció al marquesado de Guadalest.

 A raíz del decreto del rey Felipe III en 1.609 en el que se expulsaba a la población morisca, todos ellos debieron de abandonar Benillup y sufrir destierro. La población y sus tierras fueron entregadas al caballero Francisco Fenollar. Sería su viuda, Doña Eulalia de Fenollar, la que repoblaría de nuevo Benillup hacia el año 1.612, pasando después a manos de Don Marco Antonio Sisternes que, como señor de Benillup otorga la carta puebla en el año 1.628.

 Posteriormente pasó a formar parte del señorío del conde de Rótova y, finalmente, a las posesiones de Don Sancho Rois de Liori, quien entre otros títulos ostentaba el de Señor de Travadell.

 En las postrimerías del siglo XVII perteneció Benillup al marquesado de Ariza.

Estado actual:

  Lo que hoy tenemos ante nuestros ojos es la torre de lo que otrora sería una bonita torre vigía y de defensa de una alquería islámica de cierta importancia.

 De su origen ya nada queda, pues la transformación en torre-campanario de la iglesia cristiana hizo que su remodelación fuera completa y aún hoy, su aspecto es de una torre neoclasicista tras el paso de los siglos.

 Se desconoce si, como el Castillo de Billeneta, fue arrasada tras la toma de la alquería musulmana por los cristianos. Sea como fuere, en el siglo XVI (alrededor del año 1.578) fue fundado el templo cristiano, levantando con toda seguridad la torre-campanario del mismo aprovechando el basamento original de la primitiva torre árabe.

 Es de planta cuadrada y altura de tres plantas, más la elevada posteriormente en el siglo XVIII. Sus muros, fabricados en sillarejo, fueron rematados por sillares más grandes en todas sus esquinas, y aún hoy, tras el encalado de la misma, son visibles los sillares en toda ella.

 Los tramos están separados por una moldura clasicista y tiene un gran reloj de sol pintado en la fachada externa de la segunda planta.

 En el siglo XVIII fue remozada y se le construyó sobre la terraza de la última altura dos pequeñas torres superpuestas en disminución. Sobre la terraza se hizo un zócalo rematado por cuatro pináculos y unidos por una artística balaustrada de piedra. La última torrecilla esta rematada por tejado en forma de hongo y con una artística veleta metálica renacentista.

 La iglesia se consagró a Nuestra Señora del Rosario, siendo sus patronos San Lorenzo y Santa Águeda. Tiene la torre dos campanas, una mirando al norte y otra hacia el sur. La más pequeña, que data del año 1.799 está dedicada a la santa.

Galería fotográfica:















No hay comentarios:

Publicar un comentario