Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

domingo, 5 de enero de 2014

Castillo de Polop de la Marina (Alicante) CA-032



Localización:

 Los restos del Castillo de Polop de la Marina, como su nombre indica, está situado en esta localidad de la comarca de la Marina Baixa, dominando un promontorio rocoso cercano al norte de la población.


Localización en Google Maps

Vista del Castillo de Polop en Google

 Por la carretera comarcal que va desde Benidorm a Callosa de Ensarriá, a la entrada de la población de Polop veremos el castillo de forma nítida, y para llegar hasta él debemos dirigirnos hacia el casco antiguo de la localidad, donde además se situaba el antiguo cementerio de la localidad, donde veremos los restos constructivos que quedan de la fortaleza.


Localización en el mapa topográfico

Historia:

 El castillo se levantó a principios del siglo XII por los musulmanes una vez invadida la zona. Por tanto se trata de una alcazaba árabe que protegía a la alquería que la acompañaba en la falda rocosa donde se ubicaba la misma.

 En 1.268 esta fortaleza fue conquistada por el rey Jaime I, y se mantuvo como parte de los territorios cedidos por dicho rey a los familiares del caudillo musulmán Al-Azraq, hasta que en el año 1.271 se le cedió al caballero Bertrán del Belpuig y, posteriormente en el año 1.277, pasó a formar parte del señorío de Bernat de Sarriá, señor de Callosa. Esta ciudad toma su nombre, Callosa d´en Sarriá, en honor a su fundador.

 Posteriormente y mediante carta testamentaria, el castillo y su alfoz ( conjunto de casas alrededor de la ciudadela) pasaron a manos del Infante Don Pedro, hasta que ya bien entrado el siglo XV, queda en manos de Don Diego Fajardo, iniciándose el esplendor de la baronía de Polop durante los siglos XVI al XVIII, hasta que ya en pleno siglo XX, la última propietaria de la fortaleza, la condesa de Montealegre, lo cedió al Ayuntamiento para que se construyera el cementerio de la localidad, no siendo el único caso en la provincia, pues también el Castillo del Rey en Guadalest fue utilizado para este fin.

Escudo de la población de Polop de la Marina


Estado actual:



Vista aérea del Castillo de Polop de la Marina

 Que sepamos por las actuaciones arqueológicas realizadas a principios de los años 90 del siglo XX (Menéndez Fueyo,1993),la muralla está erigida con una base de mampostería caliza, a base de piedras de gran tamaño y trabadas irregularmente con mortero de cal, barro y gravas, que se adapta a la orografía del cerro para, sobre ella, levantar las cajas de encofrado de tapial de barro, piedras y grava con una anchura de 1,20 metros.

 Se ha podido documentar alguna torre en saliente, de planta irregular, dispuestas en los extremos de la fortificación. Dado los escasos restos visibles del castillo es imposible definir la situación del acceso al mismo, actualmente desaparecido, en la creencia de que debe encontrarse bajo el via crucis, dado que es la zona más suave para acceder al mismo cerro. Sí que dispone de un pequeño aljibe, de planta trapezoidal, construido en tapial y enlucido con mortero de cal de tonalidad blanquecina, ubicado en el frente oeste del castillo.

 En el interior, se ha podido documentar una gran torre, de posible planta rectangular, compuesta de mampostería de pequeño tamaño con disposición en hiladas y trabada con mortero de barro, que se encuentra en el interior del cementerio viejo, siendo aprovechada para construir los antiguos nichos. Las excavaciones también sirvieron para descubrir en el interior del recinto superior una trama de estancias, pavimentadas con mortero de cal, adosadas a la muralla, de planta rectangular y construidas en mampostería, vertebradas por una calle que corre paralela a la muralla.

  El origen de la fortaleza parece claramente islámico, pero alejado de las cronologías del siglo XI relacionadas con el paso de Rodrigo Díaz de Vivar (el Cid Campeador) por el que claman las fuentes documentales. Los restos que se encuentran en el cerro pertenecen a la época almohade, donde podemos hablar de un recinto fortificado dotado de una torre del homenaje que reside el punto más alto del cerro, con estancias adosadas a la cara interna de la muralla, y un registro arqueológico lleno de cerámicas domésticas que permiten hablar de una torre dotada de cortijo con espacios domésticos.

 En la actualidad, el castillo se encuentra en un estado latente de reconstrucción, habiéndose practicado unas actuaciones de urgencia para que su desmoche no se produzca.

 Se trata de un recinto doble poligonal de reducidas dimensiones, levantado en tapial sobre hiladas de mampostería caliza, en disposición de cremallera, donde se alternan lienzos de muralla con cubos de planta rectangular.

 También aparecen cubos semicirculares levantados en mampostería adosados a las murallas, fruto de actuaciones realizadas después de la conquista cristiana, con el objeto de ser la cabeza de la baronía de Polop durante los siglos posteriores.

 Del primer recinto, que serviría de antemural, quedan muy pocos restos, sobre todo en el sector sur del cerro, al haber sido acondicionado al acceso al cementerio. Por otra parte, al oeste del cerro, se localizan los restos de un aljibe, de planta trapezoidal, construido en tapial y enlucido con mortero de cal de tonalidad blanquecina que, junto a los restos de una torre de planta cuadrangular y levantada en tapial sobre mampostería, se integran como parte de los restos del antiguo cementerio.

 Según los últimos trabajos, la torre pudo ser el germen sobre el que edificó el recinto islámico, tal y como nos ha llegado hasta nuestros días. Por otra parte, las evidencias proporcionadas por la arqueología han descubierto en el interior del recinto superior una trama de estancias, pavimentadas con mortero de cal, adosadas a la muralla de planta rectangular, construidas en mampostería y vertebradas por una calle que corre paralela a la muralla.


Galería fotográfica:














Restos del aljibe islámico del castillo


Visita efectuada el 14-06-17:





















Estatua de Gabriel Miró en el castillo de Polop








Visita efectuada el 08-06-19:






Aljibe árabe






No hay comentarios:

Publicar un comentario