Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

domingo, 18 de mayo de 2014

Torre de Canor (Benisa) CA-252



Localización:

 La Torre de Canor, también llamada Torreta de Canor,  se encuentra localizada en la bella ciudad alicantina de Benissa, en la comarca de la Marina Alta.

Localización en Google Maps

Vista de la Torre de Canor en Google

 Se ubica en el norte y a las afueras de la población, en una finca rústica llamada Finca Canor, de la que toma su toponimia. Dicha finca es muy conocida en la población. En la foto de la localización en Google Maps de arriba no es difícil llegar a ella. Al norte de ella también se encuentra un cerro donde se ubica la Atalaya del Tossal dels Moros, de época almohade (Ver Ref. CA-295 en este Blog).

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 Orgullosa se muestra Benissa de un pasado antiquísimo, que parece remontarse al periodo ibérico, al que pertenecen los restos arqueológicos allí encontrados. De la Venilia histórica situada en la ruta que los cartagineses siguieron en su marcha hacia Roma, no queda más vestigio que la cita histórica.

 En el año 720, los árabes se apoderan de la zona, dando el nombre de Ben-Issa al núcleo de población allí formado, constituido por la medina islámica que se dedicó a las labores agrícolas. Cinco siglos permanecieron los musulmanes en estas tierras hasta que fueron conquistadas en 1.254 por el rey Jaime I el Conquistador, quien la repobló con mallorquines y aragoneses, al tiempo que otorgaba al poblado conquistado el título de Villa.

 En el año 1.272, el rey Jaime I  la donaría al señor feudal Jaime de Gruny. Más tarde paso a ser propiedad de Roger de Lauria, formando parte de un señorío junto con las localidades de Altea, Calpe y Teulada.

 Su titularidad pasó a manos del segundo conde de Denia, la corona, el infante Juan, Rodrigo Girón de Rebollet y, por último, a la familia Palafox.

 A finales del siglo XV y en el primer cuarto del siglo XVI, ya existe constancia de los cuantiosos asaltos berberiscos que sufriría la población, que estaban afectando al litoral alicantino, por lo que se comenzó a pensar en la conveniencia de fortificar la villa, y por ello fue construida una muralla defensiva  que circundaba todo el perímetro de ella, en lo que hoy es parte del casco antiguo de Benissa, y en sus alrededores también se construyeron torres de defensa interior, como la Torre de Calcides y la que aquí presentamos.

 Asimismo, se construyeron dos torres vigía de costa, que en la actualidad están totalmente desaparecidas.




Escudo de la población de Benissa

 Estado actual:

  Aunque se desconoce exactamente la época de construcción, esta torre fue edificada con toda probabilidad en los albores del siglo XVI como fortificación menor defensiva ante los ataques berberiscos que por aquellos tiempos azotaban la zona.

 Por encontrarse en la cima de un pequeño cerro de escasa altura le permitiría mantener un buen dominio visual de la zona donde está ubicada la torre.

 Se trata de una construcción prismática realizada en muro de tapial y mampostería irregular. Su planta es cuadrada de unos siete metros de lado, alcanzando una altura de unos ocho metros. Una escalera interior comunica la planta baja y el piso superior, no advirtiéndose un desarrollo mayor que el que presenta en la actualidad.

 La cubierta es inclinada a dos aguas y acabada en teja curva. En el lado sur de la cumbrera hay una pequeña Cruz de Calatrava. Los huecos en la planta baja son dos, y quedan situados en fachadas opuestas. Por la manera de estar realizados se puede argumentar que no corresponden con los originales. Los del piso superior son más pequeños en sus dimensiones.

 Carece de elementos decorativos, lo que pone de manifiesto su valor puramente defensivo y de protección que tuvo esta torre medieval para los habitantes de los alrededores de la finca. En la actualidad está rodeada de diversas construcciones que conformaron un corral para el ganado y una modesta vivienda agrícola.

Galería fotográfica:












No hay comentarios:

Publicar un comentario