Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

jueves, 8 de mayo de 2014

Torre de Sella (Alicante) CA-293


Localización:

 La Torre de Sella se encuentra situada en la población homónima, perteneciente a la comarca alicantina de la Marina Baixa.

Localización en Google Maps

 Está ubicada en el centro de la población, en la Plaza Mayor y lindando con la iglesia parroquial de Sella, por lo que no es nada difícil llegar hasta ella. A su lado se encuentra el antiguo palacio de la Baronía de Sella, que se adosó a la misma, ya que los orígenes de la torre son muy anteriores a la construcción de dicho palacio que, probablemente, data del siglo XVI.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 Los orígenes de Sella están relacionados, como en tantos casos, con la creación de una alquería islámica después de la invasión musulmana, alrededor de finales del siglo XI  o primeros del siglo XII. Fue una importante alquería de la comarca, según consta en los documentos existentes, durante la dominación almohade de esta zona.

 Fueron los árabes quienes dejaron una impronta importantísima en esta población, en aspectos tan considerables como los sistemas de riego y la propia morfología urbana de la ciudad.

 Tras la reconquista de la plaza por las tropas de Jaime I el Conquistador, la población morisca permaneció viviendo en el lugar, y no sería hasta la expulsión decretada por el monarca Felipe III ,en el año 1.609, cuando se vieron obligados a abandonar estas tierras y refugiarse en el interior de la provincia en otras fortalezas todavía en poder de los musulmanes.

 Después de la expulsión, el señorío paso a manos del  Barón de Sella, señor territorial de la zona, quien dispuso su repoblamiento trayendo cristianos viejos procedentes de la Huerta de Alicante, mallorquines y otros cercanos a la población, sometidos al vasallaje de la baronía, y pagando altos tributos por la ocupación de las tierras señoriales.

 Dada la escasa importancia de la población de Sella, ésta  no se vio afectada por los acontecimientos históricos de los últimos siglos.




Escudo de la población de Sella

Estado actual:

 La torre original es de manufactura árabe, probablemente del siglo XIII, y es considerada como la principal defensa de la medina islámica, así como la posterior fortaleza que se construyó en lo que hoy se conoce como el Castillo de Santa Bárbara de esta población. (Ver nuestra entrada en el Blog).

 Tras entrar en posesión de la Baronía de Sella, esta torre fue transformada en vivienda y parcialmente alterada acorde a las necesidades de la época, siendo, en sus primeros momentos, una torre exenta, hasta que, hacia el siglo XVI, se construyó el palacio señorial adosado a la misma.

 Es una torre prismática que consta en la actualidad de planta baja y tres pisos. La planta baja tiene forma casi cuadrada de poco más de seis metros de lado, resultando un poco más ancha que el resto debido a un pequeño resalte de sus hiladas inferiores. Esta zapata y hasta la altura del primer piso está fabricada con sillares de pequeño tamaño aprovechando el basamento de la original torre árabe. Los sillares se disponen en la cara externa de la misma y algunos de ellos todavía conservan las marcas de cantería.

 Los pisos primero y segundo, que posiblemente sean los que daban la altura original de la torre, están fabricados en mampostería irregular, llaqueada con junta ancha, mientras que el último piso se apoya en una cornisa saliente y está enfoscado con mortero de cemento, evidenciando una cronología mucho más moderna con respecto a las plantas inferiores.

 Los huecos originales debieron de ser pocos, dada la función eminentemente defensiva de la construcción, y además de pequeño tamaño. De ellos destaca el vano de acceso, situado en la fachada de Levante, de forma rectangular y rematado en arco de medio punto, con dovelas de gran canto, que en la actualidad está tabicado y fuera de uso.

 La fachada que da a la plaza es la que ha recibido mayores transformaciones, con vanos de mayores dimensiones. En la planta baja se abrió una puerta que nada tiene que ver con la construcción original, ya que se denota que su acceso primitivo estaba situado en altura. Asimismo, el balcón de la planta primera, hecho con arreglo a las necesidades de una vivienda señorial, es totalmente ajeno a la función defensiva de la torre.

 Los huecos del último piso enmascaran lo que pudo haber sido algún elemento defensivo primitivo de la fortificación, y en la actualidad han sido transformados en ventanales.

 El estado actual de la torre es verdaderamente satisfactorio, ya que en ningún momento, y pese a las diversas transformaciones sufridas en estos siglos, ha perdido su verdadera identidad, al menos a partir del Medievo.

Galería fotográfica:



















No hay comentarios:

Publicar un comentario