Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

jueves, 19 de septiembre de 2013

Castillo de Chinosa (Monóvar) CA-202


Localización:

El Castillo o Torre de Chinosa, ( en valenciano Xinosa) , está situado en Chinorla, pedanía de Monóvar, a unos cuatro kilómetros de esta localidad en la carretera hacia la localidad de Pinoso. Está situada a la entrada de la pedanía, en las estribaciones de la sierra de la Solana, a escasos metros del nivel del suelo.

Localización en Google Maps


  Aunque escasos, son aún visibles algunos restos de esta fortificación de origen islámico, y se cree que pertenecía a las fortificaciones del castillo de Monóvar, que guardaban la entrada a la localidad de los viajeros llegados desde   tierras murcianas y del sur de Castilla- La Mancha.

Localización en el mapa topográfico

Historia:

 De los trabajos arqueológicos de la doctora Ferrer i Mallol, se puede asegurar que esta fortificación y el lugar de Xinosa, fueron claves en la conquista  del reino castellano de Murcia, cuando en junio de 1.296, Jaime II dona los lugares de Xinosa y Monóvar  a Ahmad ibn Hudayr, rais de Crevillente, en pago de la fidelidad mantenida a la causa aragonesa.

 A pesar de quedar integrados en el señorío musulmán de Crevillente, tanto el castillo de Monóvar como el de Chinorla contarán con alcaides cristianos que aseguren la fidelidad de ambas fortalezas a la causa de la Casa Real de Aragón, y así, en agosto de este mismo año, le fue encomendada la alcaidía de ambas a García Lopez de Ançano, hasta el año 1.303 en que Bernat de Sarriá, hombre de confianza de Jaime II, se hiciera cargo de ellas, junto con el Castillo y plaza de Aspe.

 Desde estos momentos y hasta finales del siglo XV se suceden hechos documentados en los que participan los moros de la aljama de Chinorla. En la llamada Guerra de los Dos Pedros, entre Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón, el lugar y castillo de Chinorla adquiere protagonismo bélico, cuando el señor de Monóvar y Xinosa, Pere Maça, fiel a las tropas aragonesas, avitualló convenientemente a las mismas, y que con la ayuda del gobernador de Valencia, García de Loriç, mantuviera ambas plazas.

 En mayo de 1.357, las tropas castellanas al mando de Diego García de Padilla, maestre de Calatrava, tomaron los lugares y ambas fortalezas, quedando bajo el control de Juan Fernandez de Henestrosa, hasta que por la llamada Paz de Terrer (1.361) , le fueron devueltas a su señor Pere Maça.

 Reanudadas las hostilidades en 1.362, Pedro IV aconseja a Pere Maça que destruyera el castillo o torre de Xinosa para evitar que cayera en manos castellanas, a lo que éste se niega, cayendo de nuevo en manos castellanas en la noviembre de 1.363 y quedando bajo su dominio hasta la primavera de 1.366. De nuevo fueron devueltas a sus señores, haciéndose cargo de ellas el señor Pere Maça IV.



Escudo de la ciudad de Monóvar

Estado actual:

 Nada o casi nada queda de esta fortificación, aunque se conoce casi a la perfección su alzada y dimensiones por los trabajos arqueológicos efectuados en el lugar, donde se han encontrado restos de fragmentos de cerámica, tanto de cronología musulmana (siglos XII-XIII) como bajomedievales (siglos XIV-XV).

 De esta época se han encontrado en los bancales cercanos a su ubicación restos de varias inhumaciones medievales al transformar las tierras para cultivo de la vid.

 Estamos pues, ante una alquería islámica con origen en el siglo XII y ocupación en los siguientes, hasta los finales del XV, dada su privilegiada posición como zona fronteriza con el reino castellano de Murcia. Su planta era rectangular, conformado por un grueso muro de encofrado de mampostería, con una extensión aproximada a los 500 metros cuadrados.

 Poco a poco, sus habitantes se irían retirando a residir al núcleo urbano de Monóvar y su estado de abandono acabaría para servir de material de construcción para las casas de labor de los siglos XVIII y XIX.

Galería fotográfica:











































No hay comentarios:

Publicar un comentario