Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

sábado, 7 de septiembre de 2013

Castillo de la Atalaya (Villena, Alicante) CA-015



Localización:

El Castillo de la Atalaya se encuentra situado en el monte San Cristóbal, prolongación hacia el Oeste de la Sierra de la Villa que domina la ciudad de Villena, en el Alt Vinalopó. Fue declarado Monumento Nacional en 1.931 y es de propiedad municipal. Existen visitas guiadas al mismo que pueden concertarse en el Excmo. Ayuntamiento de la localidad.

 Para llegar hasta él es necesario adentrarse al centro de la ciudad, aunque las señales puestas al efecto nos dirigen sin pérdida hacia la fortaleza siguiendo sus instrucciones. Hay un espacio habilitado para el aparcamiento de los vehículos.

Localización en Google Maps

Panorámica del castillo

Localización en el mapa topográfico

Horarios de visitas: Todas las visitas son guiadas.

 Mañanas de Martes a Viernes:   10:30, 11:30 y 12:30 h
 Mañanas de Sábado y Domingo:  11:00, 12:00 y 13:00 h
Tardes de Martes a Sábado en Verano: 17:00 y 18:00 h
Tardes de Martes a Sábado en Invierno: 15:30 y 16:30 h
 Cerrado los lunes, 25 de Diciembre,  1 y 6 de Enero

Precio : 3 euros general; Niños hasta 14 años y jubilados: reducción del 25%

Historia:

El nombre de Villena  tiene su origen en el vocablo musulmán “ Bilyana” con que fue dotada la población al ser invadida por los pueblos del Norte de África. De dicho vocablo derivó el nombre actual de la ciudad. El Infante Don Juan Manuel le concedió el título de Villa  y en 1.525 el rey Carlos I  el de Ciudad.

 Los orígenes del castillo, a tenor de las excavaciones arqueológicas efectuadas, indican que se trata de un asentamiento romano. Sobre estas ruinas, los musulmanes construyeron la alcazaba original y, aunque las ulteriores reformas cristianas lo remodelaron por completo, aún es posible ver algunas fábricas musulmanas en la actualidad.

 El castillo pasó a manos cristianas en el año 1.239 cuando las tropas del comendador de Alcañiz, al mando de varios nobles pertenecientes todos ellos a la Orden de Calatrava, consiguieron arrebatárselo a los moriscos en una incursión desde Valencia efectuada a tal fin, pasando a manos del rey Jaime I el Conquistador. Este monarca encargó la custodia de la fortaleza a dicha Orden militar hasta que fue entregado al rey de Castilla Fernando III, en virtud del Tratado de Almizra.

 No obstante, en ese periodo ya existían fuertes tensiones entre los dos reinos, Castilla y Valencia, alrededor de esa hipotética divisoria entre ambos para su expansión, y así, el Castillo de la Atalaya se mantendría en esa situación hasta que en 1.244, y a través del Tratado de Almizra que pretendía solucionar esa situación, confirmaría su inclusión al reino de Castilla.

 Durante las sublevaciones moriscas de principios de la década de 1.260, el castillo estuvo en poder árabe, hasta que el rey Jaime I, prestando su colaboración al monarca castellano, pacificaría la región y retornaría nuevamente la fortaleza a Alfonso X el Sabio.

 En 1.296 se produjo una nueva modificación de los límites territoriales, pero Villena siguió perteneciendo a la soberanía de Castilla, aunque se mantuvo en una posición poco definida y limítrofe. Alfonso II de Valencia daría el título de príncipe de Villena al infante D. Juan Manuel, hijo del infante Manuel. El infante D. Juan Manuel residiría en la fortaleza villenense, donde crearía buena parte de su producción literaria. También vivió en el castillo la hija de Jaime II, con la que aquel se casaría en segundas nupcias. De esta época datan muchas construcciones y reformas en la fortaleza.


Parte inferior de la Torre del Homenaje, construida por el Infante Juan Manuel


 Posteriormente, a finales del siglo XIV, recibiría la propiedad el conde de Denia y duque de Gandía, a raíz de lo cual se constituiría el Marquesado de Villena, de gran trascendencia por los territorios que ocupaba dicho marquesado. Con Alfonso de Aragón el marquesado quedaría incorporado a la corona castellana.

 El rey Juan II de Castilla, hermano mayor de la princesa Isabel de Castilla, otorgaría el marquesado a su favorito, el intrigante Juan Pacheco y éste, a su vez, lo cedería cinco años después a su hijo Diego López Pacheco a raíz de su matrimonio como regalo de bodas. De esta época data la construcción de la parte superior de la Torre del Homenaje, claramente diferenciada de la parte inferior, como lo demuestra la existencia del escudo de armas de los Pacheco en su muro.

Escudo de armas de la familia Pacheco, en la parte superior de la torre

 A finales del siglo XV, el marqués Diego López Pacheco se declaró partidario de los derechos al trono de Castilla de Juana la Beltraneja, hija de Juan II, en contra de los intereses pactados en el Tratado de Guisando a favor de Isabel de Castilla ( Isabel la Católica). Este hecho contribuiría a que el descontento de la población desembocara en una revuelta que acarrearía la muerte de muchos judíos y conversos refugiados en la fortaleza.

 La población pretendía como dueño de la fortaleza al conde de Cocentaina, Juan Roís de Corella. No obstante, las revueltas finalizarían y los Reyes Católicos zanjarían la cuestión incorporando definitivamente el marquesado a la corona de Castilla en 1.480.

 Durante las Germanías, el hecho más notable es que tras la derrota en Gandía, el virrey de Valencia, D. Diego Hurtado de Mendoza, hallaría refugio en el castillo de Villena.

 En el periodo de la Guerra de Sucesión, la población tomó partido por la causa borbónica y un pequeño grupo de partidarios del rey Felipe V resistirían los asedios de las tropas del Archiduque de Austria. Por este motivo, Felipe V le dio a Villena el  título de Muy Noble y Muy Leal.

 Posteriormente, en el siglo XIX se perdieron parcialmente las bóvedas almohades de la Torre del Homenaje como consecuencia de la voladura que el mariscal Suchet realizó en la toma de la fortaleza en la Guerra de la Independencia.



Escudo de la ciudad de Villena

Estado actual:


Planta del Castillo de la Atalaya


 El aspecto actual de la fortaleza es fruto de una serie de intervenciones efectuadas a lo largo de su historia, encaminadas a su conservación y protección.

 Se trata de una fortificación de doble recinto amurallado de planta tendente a rectangular. La muralla exterior está defendida por doce torreones, circulares y semicirculares, incluyendo las de una edificación de planta cuadrada que, por su posición delante del acceso al recinto, podría tratarse de una torre barbacana.

Vista exterior del castillo


 La puerta de entrada principal se orienta al Norte y se establece mediante un arco de medio punto en sillería flanqueado por dos cubos semicirculares almenados. El pasillo entre las dos murallas es estrecho, llegando a medir tan sólo 1 metro en algunos puntos del mismo. La muralla interior, que es de mayor altura que la externa, presenta almenas y cubos circulares excepto en el flanco suroeste donde se sitúa la Torre del Homenaje. Por encima de los muros discurre el adarve, al que se accede por una escalera adosada a la torre, o bien por una abertura practicada en ella a la altura de la primera planta.


Puerta de la entrada a la fortaleza

 Junto a la Torre del Homenaje se abre el acceso al recinto principal en el que se observa un arco de medio punto de ladrillo reforzado por una bóveda apuntada también de ladrillo.


 El abastecimiento de agua en el interior de la fortaleza estaba garantizado por un aljibe situado en el ángulo que forma la torre con la muralla sur, de época almohade, habiendo sido encontrados en las excavaciones arqueológicas restos de una noria árabe que se utilizó para extraer el agua de dicho aljibe.

Aljibe y entrada a la Torre del Homenaje

Interior del aljibe

 Pero la construcción más imponente es sin duda la Torre del Homenaje, con cuatro cuerpos que alcanzan los 27 metros de altura: los dos primeros fabricados con técnica de tapial árabe, y los superiores con sillarejo medieval. En su interior, las cuatro estancias , una por planta, se comunican por una escalera perimetral que se abre entre los gruesos muros de casi 4 metros. Las dos primeras salas, pertenecientes a época islámica, están cubiertas con bóvedas realizadas mediante arcos de ladrillo, magnífico ejemplo de la arquitectura almohade peninsular. La tercera sala presenta una cubierta plana y decorada con artesonado de madera, mientras que la cuarta sala, toda ella original, está cubierta con una bóveda de medio cañón ligeramente apuntada y fabricada en ladrillo. La torre está rematada por ocho guaitas o torrecillas-vigía.


Vista superior de la Torre del Homenaje

 Por lo que respecta a la muralla que rodeaba a la antigua ciudad partiendo del castillo, sólo se conservan algunos fragmentos de la misma adosados al ángulo suroeste de la fortaleza y se cree, por documentos existentes, que fue levantada por el Infante D. Juan Manuel sobre la primera década del siglo XIV. Se tiene constancia de que los Reyes Católicos  a finales del siglo XV visitaron la fortaleza y se detuvieron ante la muralla en una puerta, llamada “Puerta de Almansa”, para jurar los fueros y privilegios de la entonces Villa.


Torreón de la muralla

Torreón de la Torre del Homenaje

Terraza de la Torre del Homenaje



Galería fotográfica:

Basamento de la muralla externa

Patio interior desde la terraza de la Torre del Homenaje

El castillo en una nevada en Villena

Bonita panorámica del Castillo de la Atalaya

El Patio de Armas

Vista aérea del castillo

Vista nocturna


Otra preciosa imagen nocturna con el castillo iluminado































No hay comentarios:

Publicar un comentario