Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

sábado, 7 de septiembre de 2013

Castillo de Tibi (Alicante) CA-140



Localización:

 El Castillo de Tibi  se encuentra en las afueras de la ciudad de Tibi, municipio alicantino de la comarca de L´Alcoiá, al que se accede desde Alicante por la autovía de Alcoy en la salida al efecto en la entrada misma a la Hoya de Castalla. Es un pueblo pintoresco por su situación que merece la pena visitar.


Localización en Google Maps

Vista del Castillo de Tibi en Google

 El castillo se encuentra a una altura de unos 500 metros aproximadamente y para llegar hasta él hay que tomar la salida por la carretera que nos lleva hacia Jijona y a un par de kilómetros hay una indicación a la derecha que nos lleva hacia el castillo sin pérdida alguna ya que está perfectamente señalizado. También desde este camino se accede al famosísimo Embalse de Tibi, de finales siglo XV y probablemente uno de los más antiguos de Europa que se puede visitar al mismo tiempo, ordenado construir por Felipe II y siendo el ingeniero militar italiano Antonelli il Vecchio el encargado de su diseño y construcción.

 https://es.wikipedia.org/wiki/Embalse_de_Tibi



Señalización al Castillo y Embalse de Tibi

Presa del Embalse de Tibi

Localización en el mapa topográfico

Historia:



Vista aérea del Castillo de Tibi

 No es posible dar una fecha exacta de la fundación de Tibi, que en latín significa “para ti”, pero ya existía en épocas anteriores a la dominación romana del territorio, porque siendo Hispania provincia del Imperio Romano, el gobernador encargado de su administración creyó conveniente mantener los pueblos de la huerta de Lucentum (Alicante) con el riego procedente de la actual Foia de Castalla, y entre ellas la población de Tibi.

 Los orígenes del castillo y de la población se remontan a la época de dominación musulmana. Estuvo la medina de Tibi gobernada por varios reyes, y en esta época fue construido su castillo, cuyos restos existen en la actualidad. El pueblo perteneció hasta el año 1.240 al rey almohade Zayt-Abu-Zayt, y fue conquistado por el rey Jaime I de Aragón.

 En el año 1.244, según el Tratado de Almizra celebrado entre Alfonso X y el propio rey Jaime I en las dependencias del Castillo de Almizra ( ver post en nuestro Blog), se trazó una línea que serviría de frontera entre las coronas de Castilla y Aragón, que partía de Biar y pasaba por Tibi y Busot hasta el mar.

 Don Jaime I entregó la villa de Tibi a Don Pedro Sancho de Lienda ( caballero navarro) y a su esposa Doña Ixoris de Soler, que tomaron posesión de un pueblo de unas 150 casas de cristianos viejos, familias que mantuvieron la fe cristiana durante los 700 años que duró la dominación islámica. El alcaide del castillo fue el caballero Don Alfonso de Soler, hermano de la esposa de Don Pedro Sancho.

 El señorío de la villa de Tibi y su castillo tuvo sucesivos señores hasta que, a mediados del siglo XV, pasó a manos del Marqués de Villena, Don Juan Pacheco, señor feudal de todo el territorio desde Jumilla a Villena y desde Belmonte (Cuenca) hasta Tibi. Posteriormente, a principios del siglo XVIII, el señorío paso a manos del Marqués de Dos Aguas, hasta su extención en el año 1.717.



Escudo de la población de Tibi

Estado actual:

  El castillo se ubica en un pequeño barranco cercano a la población y se encuentra en un notable estado de ruina por no haberse procedido a ningún tipo de restauración. No obstante, aún se aprecian algunos restos sobresalientes que aportan numerosos datos sobre el mismo, en especial respecto a sus dimensiones y estructura.

 Por sus características morfológicas que se observan puede tratarse sin duda alguna de un recinto cuyo origen se sitúa en la época almohade ( fines del siglo XII-comienzos del siglo XIII), con reformas y transformaciones posteriores. El edificio ocupa una extensa planta de forma irregular, que se adecua a las diferentes cotas topográficas, donde por otra parte se aprecian restos del perímetro de la muralla.

 Un corte efectuado en la roca crea un foso seco, con más de cinco metros de altura y algo más de tres metros de ancho, que sirve para separar el promontorio del castillo del otro que constituye el cerro, siendo un elemento de defensa para más para la fortaleza, ya que el "foso" permite la desvinculación de ambas partes, a pesar de que el segundo afecta a la seguridad de las dependencias situadas a levante del recinto, lugar donde se encuentra una torre de mampostería.

 Circundando la parte más elevada del cerro se encuentran los restos, casi a nivel de cimentación, y e cualquier caso aterrados de numerosas dependencias del recinto fortificado, posiblemente que se trata de las construcciones de habitación. En la parte central del recinto y en la cota elevada se encuentra el aljibe árabe, parcialmente destruido.

 Sin embargo, son dos los elementos constructivos de mayor entidad: A levante, una torre cuadrangular, que está construida en mamposterís irregular. Se aprecia la construcción de dos hojas de tapial superpuestas. El conjunto debió tener como mínomo dos plantas, si bien el grado de deterioro actual impide cualquier afirmación en este sentido. A poniente, sobre la cima y coincidiendo con la parte más escarpada del promontorio está lo que queda de una torre cuadrangular construida en fábrica de tapial. Su base es ataludada procurando la adecuación del terreno. Queda la parte casi completa del primer piso con la altura de cuatro tapiadas, es decir, unos 3,60 metros, teniendo la parte superior desmochada.

 En la pared sur se abrió una ventana de grandes dimensiones, hueco que se reforzó con sillares y arco rebajado de piedra. Los aspectos ornamentales con inexistentes.

 Se trata de un recinto en ruina, con escasos elementos conservados por encima de la rasante del terreno.Cabe destacar la importancia que todavía tiene la torre de tapial y, en menor importancia, la de mampostería.

 Pocos datos más se tienen sobre este castillo que, aún así, merece contar entre los más espectaculares por su situación en el terreno, al pertenecer al grupo de los llamados “castillos de altura”.


Otra instantánea del castillo

Galería fotográfica:


























No hay comentarios:

Publicar un comentario