Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo García Rico

Elda, Septiembre de 2.013

jueves, 12 de septiembre de 2013

Muralla Urbana de Villena (Alicante) CA-145



Localización:

Las Murallas de Villena se encuentran ubicadas en el casco antiguo de la ciudad de Villena, aunque sus pocos restos visibles denotan que en tiempos pretéritos su importancia para la protección de la ciudad fue decisiva. Su trazado se realizó siguiendo el terreno en que ubicaba el actual Castillo de la Atalaya y la extinta ciudad que lo acompañaba en la época medieval.

 Sólo algunos lienzos de muralla y algunos emplazamientos muy concretos de la localidad atestiguan su presencia pretérita, de tan importante construcción que salvaguardaba la integridad de la misma.

 Se puede observar algún resto que se enlaza con la estructura defensiva del castillo.


Localización en Google Maps

Localización en el mapa topográfico



Historia:

Plano de las murallas antiguas de Villena

 Las murallas de Villena, en contra de lo que puede pensarse, no tienen un origen musulmán, pues existe constancia en los documentos de la época que el arrabal morisco no las poseía. Su construcción fue comenzada en el siglo XV por iniciativa cristiana, en tiempos del Infante Don Juan Manuel para dotar a la ciudad de un recinto amurallado que cumpliera el objetivo de aislar a la ciudad y al Castillo de la Atalaya contra los ataques externos. Todo el recinto amurallado desapareció en el siglo XVIII a raíz de la expansión de la moderna ciudad, debido sin duda al crecimiento demográfico de la población. Muchas partes de la muralla se fueron utilizando para la construcción de los edificios más antiguos de Villena.

 Del primitivo núcleo islámico desconocemos prácticamente todo y se deduce su importancia atendiendo a las dimensiones de la fortaleza de la Atalaya, del que parte un lienzo de muralla correspondiente ya al recinto de la ciudad. La medina islámica de Villena contaría con una mezquita que presumiblemente se encontraría en el solar de la actual Iglesia de Santa María, no extendiéndose la misma hasta mucho más allá de La Losilla, donde se ha encontrado los restos de la antigua necrópolis islámica, con diversos enterramientos de la época.

 Los documentos indican que las obras de amurallamiento fueron comenzados en el año 1.308 por Don Juan Manuel, y duraron hasta bien entrado el siglo XIV. En el recinto quedaron realizadas diversas puertas de entrada a la ciudadela, y los documentos citan al menos dos importantes: la Puerta de Biar y la Puerta de Almansa, que como podemos suponer eran las salidas naturales a los caminos que llevaban a ambas poblaciones. También se hace referencia en estos escritos que la actual y conocida calle Corredera limitaba hacia el Sur las murallas de Villena. Estudios arqueológicos realizados por el insigne J.M. Soler García han dado una planimetría muy exacta de la disposición de las murallas de Villena, según el plano de que disponemos en la actualidad.

Plano de las murallas de Villena en el siglo XIV


Escudo de la ciudad de Villena

Estado actual:

La situación actual de este recinto amurallado es prácticamente como desaparecido, a excepción hecha de algunos pequeños tramos de lienzo de muralla que aún existen en la actualidad, después del desmantelamiento a que fue sometida la muralla original.

 Se inicia el recorrido de la misma por el NO. desde el mismo Castillo de la Atalaya hacia la calle del Muro, que como su propio nombre indica tiene el trozo de lienzo de muralla mejor conservado. Siguiendo este recorrido se encontraría la Puerta de Almansa, donde se ha encontrado en la calle Ramón y Cajal otro trozo de muralla.

Torre de la iglesia de Santa Maria, lo que fuera una torre de las murallas


 La muralla bajaría paralela a la actual calle Joaquín María López, girando antes de llegar a La Corredera y siguiendo por la calle Revueltas, hasta la calle Tarruella, donde según documentos habría otra puerta denominada Puerta del Molinico. Desde aquí seguiría un trazado paralelo a la Corredera por la calle Quevedo. En esta calle y en algún punto determinado de ella, la muralla haría una inflexión hacia el NE. Hacia algún punto de la calle Maestro Caravaca.

 Tras un pequeño tramo se encontraría la entrada a la villa por la calle Mayor, donde se situaría la Torre del Orejón. Tras otro pequeño recorrido giraría al NE. paralela a la calle de Santa Bárbara hasta alcanzar de nuevo una de las esquinas de la barbacana del castillo de la Atalaya.

 Se desconoce el emplazamiento exacto de la Puerta de la Villa que daba salida de la población en dirección a Alicante y presumiblemente a Valencia, amén de otros numerosos portones que habría a lo largo del recorrido amurallado.


 La nueva villa cristiana de Villena, de tipo señorial, estaría a medio camino entre las primeras fundaciones  reales del siglo XIII, tanto castellanas como valencianas ( Alcoy, Cocentaina y Gandía ) y las villas señorío más tardías, como Calpe, Teulada o Benisa (siglo XIV), que carecían de rígidas planificaciones, por lo que sus recintos amurallados eran de menor entidad.

El Castillo de la Atalaya y la torre de la iglesia, antigua torre de la muralla

Galería fotográfica:












No hay comentarios:

Publicar un comentario