Información General

Este Blog va dedicado a todos los amantes de la Arqueología y Castellología alicantinas, y en especial a todos los alicantinos, para que aprecien y disfruten de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural, que es mucho.

En él no sólo podrán ver los castillos, fortalezas y torres propiamente dichos, sino que nuestro catálogo de Castillos de Alicante incluye todas las fortificaciones de carácter militar y/o defensivo, a través de la Historia de Alicante, desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Si es de vuestro agrado, nos sentimos contentos y nuestro trabajo no habrá sido en vano.

Gracias por vuestra visita...

Ximo G. Rico. Presidente Asociación "Amigos del Castillo de Elda"

Elda, Septiembre de 2.013

lunes, 30 de septiembre de 2013

Castillo de Almizra (Camp de Mirra) CA-143



Localización:

El Castillo de Almizra se encuentra situado en la ciudad alicantina de Campo de Mirra, en la comarca de L´Alt Vinalopó, en la carretera que sale desde Villena en dirección a la población de Bañeres de Mariola, y antes de llegar a la localidad de Beneixama.

Localización en Google Maps

Vista del Castillo de Almizra en Google

 El castillo se encuentra situado en lo alto de una loma cercana a la ciudad a la que se accede de forma fácil por un camino asfaltado a tal efecto que lleva hasta la Ermita de Sant Bertomeu (San Bartolomé), ya que las ruinas de la fortaleza se encuentran adosadas a él.

 El origen del nombre de la población proviene de la palabra árabe Al- mizrra (la frontera), así como el nombre de la fortaleza. Ello ya nos da una idea de cual fue el cometido de este enclave. Camp de Mirra es, pues, la forma actual del nombre medieval: Camp de Almizra.


Localización en el mapa topográfico

Historia:

 El origen de la fortaleza es, sin lugar a dudas, de la Edad del Bronce por el hecho de haberse encontrado restos de cerámicas y útiles líticos de esta época en las excavaciones realizadas.
 El emplazamiento es aprovechado por los árabes, tras la invasión de España, para construir una medina islámica, a la que llamaron Al-mizrra, por su importancia estratégica en la frontera entre los reinos de Murcia y Valencia.

 La fortaleza fue conquistada para los cristianos en el año 1.243 por las tropas al mando de Nicolás de Scals, noble castellano.

Pero la importancia histórica de este lugar se debe principalmente porque en él se realizó el histórico Tratado de Almizra, entre el rey de Aragón Jaime I el Conquistador y el infante Don Alfonso (posterior rey Alfonso X el Sabio), mediante el cual, el 26 de marzo de 1.244 quedaron establecidas las fronteras de los reinos castellano y aragonés. Mediante el mismo, se acabaron las contiendas fronterizas entre ambos reinos que quisieron darse fín por el tratado de Cazorla, sin conseguirlo. Por el presente Tratado, la frontera quedaría desplazada hasta el litoral mediterráneo, desde Calpe hasta Villajoyosa a favor de Aragón, y el Sur para la corona de Castilla.

Copia facsímil del Tratado de Almizra original

Representación teatral del Tratado de Almizra
que se realiza todos los años en Campo de Mirra (2.015)

 Se fija la frontera entre los reinos desde Ayora hasta Biar y Aguas de Busot, siguiendo el criterio orográfico entre llano (Castilla) y Aragón (montaña).

 Se cita en los documentos que el castillo y sus tierras fueron cedidas a los herederos de su conquistador, encabezados por D. Lorenzo de Scals , el 18 de enero de 1.298, aunque fue de nuevo devuelto a la corona y, posteriormente, en 1.307 se le concede en feudo a D. Alfonso Pérez, noble castellano, que se compromete a realizar obras de mejoras en la fortaleza.

 El castillo de Almizra dependió del de Biar hasta bien entrado el siglo XIII y su decadencia coincidió con un periodo de transformaciones políticas y militares en la zona. Su perduración como lugar de residencia de sus distintos ocupantes  tuvo lugar hasta el siglo XVI, y a partir de  aquí, el lugar fue poco a poco desmoronándose hasta llegar a la situación actual, lo que es una verdadera lástima, dada la importancia histórica de este enclave medieval.




Escudo de la localidad de Campo de Mirra

Estado actual:



Planta del Castillo de Almizra


Vista aérea del castillo de Almizra y  la Ermita de San Bartomeu


 Los primeros trabajos de desescombro del reducto superior, llevados a cabo por el arqueólogo villenense José María Soler en los años 1.952 y 1.981, así como las poco fiables excavaciones realizadas por Vicente Sebastián Fabuel en los años 1.982-83, 1,985-86 y 1.988, demostraron cierta perduración en el uso de un castillo considerado como islámico, aunque con varias transformaciones que permiten su utilización hasta el siglo XVI. Precisamente a esta última fase parece pertenecer la torre de planta cuadrangular que en la actualidad subsiste integrada en la vecina ermita de San Bartolomé (Sebastián, 1986).

 Las excavaciones han revelado un recinto superior de forma ovoide, orientado de este a oeste, formado por un muro de un grosor de 1,4 metros, con fábrica de un tapial muy consistente, relleno de guijarros rodados y bloques de piedra del que se conservan dos cajas y una altura conservada de 1,30 metros que ofrece una superficie interna de 205 metros cuadrados. En el extremo oeste del recinto se documenta el basamento de una torre que enlaza con el muro del frente sur, donde también se encuentran 10 metros de un antemural muy fragmentado con un frente ligeramente ataludado, dejando una liza de entre 2 y 8 metros de anchura (Torró i Abad, Segura Martí, 2000).

Desconocemos su sistema de ingreso al recinto y sólo constan la presencia de un aljibe ubicado en el sector sur, con unas medidas interiores de 4,6 x 2 metros, con muros enlucidos y esquinas redondeadas; y la existencia de entre 8 y 16 estructuras perimetrales adosadas al paramento interior del recinto, de planta rectangular o ligeramente trapezoidal, con una superficie interior que va de los 2,10 a los 4,60 metros cuadrados y que recientemente han sido definidas como celdas. Las estancias se construyeron a partir de un largo muro de 0,60 metros de grosor que se divide con muretes medianeros perpendiculares, de 0,50 metros de grosor. Los ingresos a las celdas se llevan a cabo en su parte frontal, mediante la interrupción de las tapiadas del muro de cierre, con vanos de 0,60 metros de anchura y que podemos situar su origen en momentos anteriores al último cuarto del siglo XII o en los inocios del XIII, es decir de cronología almohade.

 Al exterior del recinto defensivo se han localizado tres fragmentos de un muro construido con tapial de mampostería, que podrían pertenecer a un posible recinto inferior que, sin duda, abarcaría la ladera sureste del cerro, donde podrían encontrarse los inicios del desaparecido sistema de ingreso a la fortificación. A unos 11 metros de distancia, se localiza una ermita moderna que abarca, con sus anexos posteriores, una superficie de 298 metros cuadrados. El edificio, en su lado noroccidental, se adosa a una torre con esquinas de sillería, de 5,4 x 4,4 metros de base que se considera una obra datable en el siglo XV o inicios del siglo XVI.

 Los recientes estudios de interpretación de las confusas excavaciones de Sebastián Fabuel tienden a identificar este recinto como un posible granero fortificado de época almohade que actúa como almacén y residencia puntual de la población dispersa por las alquerías en los momentos de peligro que surgen con la llegada de los feudales durante la primera mitad del siglo XIII.

 Tras la campaña de rehabilitación efectuada hace unos años, la fortaleza ha recuperado parte de su perdido esplendor con la reconstrucción de lienzos y cubos perdidos.

 El pasado mes de Septiembre de 2.014 dieron comienzo las obras de restauración de esta importantísima fortaleza musulmana y posteriormente cristiana, merced al Plan Director para su recuperación y consolidación, obras que en la actualidad siguen en proceso y que ya están recuperando su inicial fisonomía.

 En estos momentos ya está reconstruido la parte Norte de la fortaleza, donde se ha recuperado la muralla y una de las torres cúbicas que flanqueaban este lado. En el interior se están reconstruyendo parte de sus estancias y la obra seguirá a lo largo de su perímetro, que por otra parte, y dado que se trataba de una fortaleza de no muy grandes dimensiones, no tardará en tener una reconstrucción casi total de lo que fuera este enclave histórico en el devenir de la formación del actual Reino de Valencia.


 Tan pronto tengamos noticias de la finalización de las obras, daremos cumplida información gráfica del estado final de la misma.

Galería fotográfica:































 Desde el pasado mes de Septiembre de 2.014, el castillo está siendo restaurado según su Plan Director. 

 Éstas imágenes corresponden a su estado actual al día 30 de Octubre de 2.015, y las obras continúan...






























No hay comentarios:

Publicar un comentario